LA ADICCIÓN A LA SOLEDAD TE ALEJA DEL AMOR


La Soledad elegida puede resultar muy adictiva.

Hace 4 años y medio, después de otros tantos de bastante sufrimiento, hice un cambio de vida drástico. Dejé atrás las noches de fiesta, de afters, de seducciones bañadas en alcohol, de resacas físicas y emocionales, de inconsciencia, de relaciones que me dañaban y de la búsqueda de lo que ni siquiera sabía qué era.

Y empecé un camino (en el que aún sigo) de autoconocimiento, de ‘día’, de encuentro, de conexión con mi Alma, de aprendizaje, de recuerdo de quién soy, de observación, de silencio, de autonomía, de independencia y de poder interior. Un Regreso a Mi. Un Regreso al Amor.

Desde entonces, he descubierto la magia de Vida, la potencia de la Luna, lo que es la espiritualidad, la Luz que nos envuelve, la energía que nos Une, la vibración que emitimos, la bruja que llevo dentro, los animales que me protegen, los dones que me fueron dados y las Alas con las que hacerme Volar.

Ha sido un recorrido muy solitario aunque estuviera acompañada. Ha sido un continuo Soltar. Soltar amistades, soltar trabajos, soltar casas, soltar creencias, soltar mochilas, soltar cargas, soltar perspectivas, soltar miedos, soltar risas y soltar muchas lágrimas que estaban encarceladas.

Pero también he recogido otras tantas cosas que ni siquiera sabía que existían porque mi Corazón estaba muy muy tapado. He recogido Compasión, seguridad, valentía, autoestima, humildad, perdón, libertad, empatia. Y sobretodo, me he re-Cogido a mí, que era lo que más me faltaba…

Y en este proceso, llegó un momento en que me enamoré de la Soledad. Aprendí a dármelo todo yo misma. A viajar sola. A comer sola. Dormir sola. Entretenerme sola. Cantar sola. Bailar sola. Tener orgasmos sola. A reír sola y a llorar sola. Si necesitaba algún consejo, la primera persona que me venía (y me viene) era Yo. Para escucharme, acudía a mis oídos. Para abrazarme, a mi piel. Para guiarme, a mi Alma. Para Sentirme, a mi Ser. Me fui tanto tan aDentro, que de tanto encontrarme me perdí en ‘MI’.

Sé que ha sido necesario esta especie de retiro. Necesitaba sanar muchas heridas, muchas historias, muchos abandonos, muchas culpas. Necesitaba Verme. Estarme. Descubrirme. Silenciarme. Recordarme. Y Amarme. Amarme. Amarme.

Hasta que llegó un momento (que es mi Ahora) que tanta Soledad me empezó a pesar. Hasta que todo ese Amor que me había ‘sembrado’, creció demasiado. No sufría, no era infeliz, pero tampoco me sentía Viva. Y mi propia compañía ya no era suficiente para Él. Me pedía que lo compartiera. Que lo diera. Me salía a chorros por cada poro de mi piel y no tenía a ‘nadie’ a quien ofrecérselo porque CREÍA que si me lo quedaba todo para mí, nada me podría dañar. Sería imbatible. Invencible.

Pero lo que no sabía era que el AMOR implica generosidad, no avaricia. Y que, aparte de uno mismo, necesita del ‘otro’ para poder seguir respirando. Para poder Ser. Para poder Sentir. Para poder AMAR. Y para poder Vivir.

Quise amarme tanto que dejé de amar a los demás. Había un miedo muy bien encubierto. Miedo a desaparecer en el otro. A que todo lo que había conseguido, se evaporara en un suspiro. Miedo a perder mi intimidad. Mi Paz. Miedo al éxito. Miedo a brillar. 

El Universo me dio lo que mi inconsciente le pedía y la vida me dejó ‘completamente’ a solas. Para que tocara el fondo de la Soledad y no me quedara más remedio que volver a salir a la Realidad. El proceso ha llegado a su Fin. Todo tiene su tiempo y nada sucede por casualidad. Hay una Razón, que no entiende de razones, que nos lleva a experimentar lo que es mejor para nosotros. Lo que necesitamos para recorrer el camino que nos hemos marcado. Cada uno el suyo. 

La experiencia me ha enseñado que es tan importante saber estar con uno mismo como con los demás. Las dos son imprescindibles. Los dos espacios son necesarios. Uno nos conecta con nuestra Esencia, con el Cielo, y el otro con la Vida misma, con la Tierra, con la Humanidad.

No somos sólo Seres. También somos Humanos. Hace 4 años y medio dejé a un lado lo segundo para poder enfocarme en lo primero. Recordé de dónde era pero casi me olvido de dónde estoy.

La Soledad bien llevada… crea un vínculo muy muy fuerte con uno mismo. Esperaba que apareciera ‘alguien’ que lo igualara. Para así abrirme a ese alguien. Pero nadie lo hacía. Y es que nadie podrá hacerlo jamás. Nadie puede hacerme sentir como me siento yo cuando estoy conmigo. La única persona capaz de hacerlo soy yo. Pero lo que sí hay son personas que me sumen. Que me impulsen. Que me potencien. Que me activen. Que me reflejen. Que me fomenten. Que sacudan el polvo de mis creencias. Que me acompañen. Que me amen y que me permitan amarlas. Sabiendo que ninguna de ellas podrá ser Yo, ni yo Ellas, pero que “JUNTAS SOMOS MÁS FUERTES.”

El AMOR no se puede retener. Tiene que fluir. De Dentro hacia Fuera y de Fuera hacia Dentro. Si cortas una parte, lo ahogas. Y a ti, con él.

EQUILIBRIO. SIEMPRE EQUILIBRIO.

MIENTRAS EL RECUERDO ESTÉ, NO EXISTE EL OLVIDO


El Recuerdo del Amor no puede ser borrado. Ni olvidado. Es Eterno. Es lo que Somos. Lo que nos permite seguir caminando, latiendo, sonriendo, Viviendo.  Sólo un instante de Él es suficiente para no desfallecer. Por muy muertos que nos creamos. Por muchas cicatrices que tengamos. Por muchas lágrimas que contengamos.

Todos tenemos un espacio Dentro que permanece inalterable, que nada ni nadie puede mancillar, ni siquiera nosotros mismos. Un lugar Sagrado que Ilumina nuestros miedos, nuestras inseguridades. Que abriga el temblor de las heridas que llevamos tantos Tiempos arrastrando. Una Fuente Divina de la que nuestro Corazón se nutre para que no se ‘pare’ al Ver, al Sentir, tanta Inconsciencia, tanto dolor, tanto sufrimiento, tanta injusticia… ahí Fuera.

Sólo hace falta callar las palabras, apagar los ojos, tapar los oídos y Abrirnos al Silencio que nos habita. A ese sonido tan intenso que nos habla cuando nos permitimos escucharlo. A esa Voz sin forma, sin tono, sin ritmo y sin notas, que se lleva por delante a esos ruidos mentales que tenemos tan Presentes y que nos hacen permanecer tan Ausentes. Aunque sigan hablándonos. Aunque insistan en su inmortalidad. Aunque se paseen por nuestro Cielo. Se quedan sin fuerza, sin energía, sin control, sin poder cuando aparece.

El Silencio, la melodía de nuestra más pura Esencia. Donde se arraiga nuestra Maestría, nuestra Sabiduría, nuestro mapa, nuestra Guía. 

Más allá de lo que cuenta tu boca, en la invisibilidad de lo sutil, existe un lenguaje universal que se expresa a través de la mirada hacia lo más íntimo de Ti que sólo aquellos que han tocado la profundidad de su Interior pueden captar, observar, Intuir. Así se manifiestan los Sentires. Los verdaderos. Los que intentamos ocultar, desterrar, abandonar, eliminar sin ningún tipo de éxito. Porque son Energía, igual que nosotros. No puede ser destruida ni falsificada ni olvidada. Igual que nosotros. Que NOSOTROS.

El AMOR… Aquello que nos mantiene en pie cuando nos han (nos hemos) amputado las razones, las motivaciones, los sueños y las ilusiones. Por lo que nacemos y por lo que moriríamos. Lo que nos Hace y por lo que nos deshacemos. La Mano que mece nuestra cuna. El Agua que nos quita la sed de rendición. El Fuego que quema nuestras agonías. El Aire que empuja nuestras alegrías. La Tierra que nos ancla a la Vida.

La Vida, la que todo lo Es. La que todo lo contiene. La que en todos brilla. Aunque nuestro mirar esté distorsionado por nuestras historias. Historias que nos han Creado tal y como somos Ahora. Y que si las borramos… nos borramos también a nosotros. 

Si no nos gustamos no es porque tengamos una tara o nos hayan parido o crecido… defectuosos. Es únicamente porque no nos Aceptamos. Y no nos aceptamos debido a unas Creencias individuales y colectivas de perfección, de ‘así son las cosas y así es como tienen que ser contadas, cantadas y elaboradas’. Tanto a nivel terrenal como espiritual. 

Nadie ‘tiene que’ ser de tal o cuál manera PARA ser feliz. Nadie ‘tiene que’ seguir unas reglas, unas normas, unos mandamientos o comportarse como dicen algunas Escrituras. SER como Sientes, no como deberías sentir. Ahí está la clave para vivir en Paz, en Libertad. Sin ser esclavos de los demás. Sin ser esclavo de las etiquetas que te han colgado o que te has colgado tú.  AUTENTICIDAD.

La Felicidad… Aquello que todas las personas buscamos, deseamos. TODOS anhelamos lo mismo. Aquí no hay papeles que valgan. Ni razas. Ni sexos. Ni edades. Ni fronteras. Somos iguales. En ese fondo al que tanto nos cuesta mirar, SOMOS IGUALES. Y eso nos Une. Eso es lo que nos hace ser compasivos. Ser solidarios. Ser tolerantes. SER HUMANOS. 

Si pudiésemos conectar más con esa parte de nosotros tan honesta, tan pura, podríamos empatizar con cada Otro que nos rodea, dejando a un lado los juicios, las condenas, las sentencias, los buenos y los malos, los bonitos y los feos, los gordos y los delgados. Y sólo veríamos BELLEZA, ternura, inocencia, Vulnerabilidad y Amor. AMOR a rebosar. Por todas partes. En los árboles, en los amaneceres, en los soles, en las lunas, en las estrellas, en las lluvias, en las tormentas, en los animales, en las juventudes, en los ancianos, en las rabias, en las indiferencias, en los llantos, en los mares, en las músicas, en los bailes, en las cegueras, en las impotencias, en las culpas, en las cojeras. En las luces. En las sombras. En los polvos que echamos y en los que nos han Creado. 

La Separación sólo es la proyección de una mente manipulada por el miedo a dejar de Ser, a dejar de Existir. Porque si Tú y Yo Somos Uno, Emma ¿quién es? Y en ese apego a mi nombre, a mi personalidad, a mi ‘identidad’, es cuando surge la necesidad de la DIFERENCIA entre Nosotros.

Y de aquí… a las guerras (internas y externas) por la supervivencia de lo que no es Real.

Aunque no te acuerdes… el Recuerdo de lo que fue, de lo que es y de lo que será, siempre está en Ti. 

Una cosa es Olvidar el Amor y otra muy diferente es Saber, querer y atreverte a Amar.

¿Cómo Olvidar lo que ya estás Siendo?

¿Cómo Regresar a un Hogar del que nunca te fuiste?

 

EL ARTE DE SABER ESTAR


Estar. Aquí. A mi lado. Sin ‘tener que’ decir. Sin tener que aconsejar. Sin tener que ayudar. Sin tener que aMaestrar.

Sólo Estar. Sin ninguna intención más. Sin pretender que deje de llorar. O de gritar. O de callar.

Estar. Conmigo. A través de ti. Llegando a mí. Como si no hubiera pasado nada. Como si mis lágrimas no acojonaran. Como si mi mirada no cegara. Como si mi dolor no traspasara.

Dejarme en Paz con mi Caos. Con mi rabia. Con mi tristeza. Con mi vacío. Con mi soledad encubierta. Con toda mi Luz. Con todo mi brillo. Con toda mi impotencia. 

Y tú. Ahora. Sin relojes que corran. Con infinitas agujas clavadas. A mi vera. Piel con piel agrietada. Abrazada por tu respeto. Por tu permiso. Por tus espacios sin destino. Por tu Silencio enmudecido.

Nada más necesito. Nada más me puedes dar cuando siento que todo lo he perdido. No eres un sustituto. Ni un intento de olvido. Ni mi cura. Ni mi pecado concebido. 

Acompañarme en mi delirio. En la pérdida que me ha abandonado. En las cenizas convertido. En la rotura del Alma que la Vida me ha infringido.

Estar. Sin que mi orgullo se dé cuenta. Acariciándome el Corazón con sutileza. Para que no te rechace. Para que no se desvanezca. Para que no te vomite su infinita pena.

Hasta que la aceptación me despierte. Hasta que la ilusión se me empalme. Hasta que las ganas de comerme de nuevo el Mundo me arrebaten el apetito de que la Tierra me trague.

Por favor, no hagas nada. No me regales esperanzas porque las enviaré a la mierda. No me empaches las sábanas de bombones. No me mojes las horas con una lluvia de condones. No me perfumes el ambiente de flores, que aún no estoy muerta. Si huele mal, que así huela. ¡No me entretengas, coño! ¡Ni el coño! Que en este momento, lo único que Deseo… es llorar a pierna suelta. 

Y si no sabes Estar, vete. Que con mi molestia, tengo más que suficiente.

LA VOZ QUE MECE TU CUNA


Es la Voz que despierta a los corazones dormidos. Susurros del Alma. Ecos de tu interior. No es de ningún lugar pero a todos pertenece. No se llama de ninguna manera pero todas las formas la corean. Cuanto más intentas buscarla, más invisible se encuentra. Los palomas mensajeras nos la cantan si jugamos a volar con ellas. Las nubes nos la muestran si con nuestros ojos imaginados las transformamos en marionetas. Las estrellas nos guían hacia su Presencia cuando una lluvia de ideas nos moja nuestra boca seca. No hay mapas que la atesoren. No hay laberintos que la pierdan.

Para poder escucharla debemos Sentir el latido de nuestras propias tripas. Ésas que siempre están tan revueltas. Cogerlas con el pecho, la mente y la mano bien abierta y decirles al oído: ¡Aquí estoy! ¡No me voy a ningún sitio! Sacar a reLucir los sonidos que nuestro pasado dio por muertos y enterró en sus malos recuerdos. Y poco a poco, sin que te des cuenta, sin que la consciencia te avise de su visita sorpresa, la melodía con la que tu piel tiembla… le cantará a los cuatro vientos el himno de tu auténtica Esencia. Y viajará por cada mirada de cada ser de cada planeta, llorando cada risa de tus alegrías y cada lágrima de tus penas. Sin necesidad de poner barreras. Sin necesidad de clavar etiquetas.

Tus pasos te son dados. Tus olvidos, memorizados. Las prisas con las que caminas se pausan. Los Instantes que te eternizan se aceleran. No hay huecos para el arrepentimiento ni vacíos para el enamoramiento. Sólo estás Tú, contigo, conmigo, poniendo a Dios por juez, por bandido y por testigo que nunca jamás volverás a quitarle el hambre a la Libertad que te fue entregada.

La Voz que mece tu cuna es la voz que gobierna el Mundo. Tu música también es mi Voz. Y nuestras Voces empastadas, la fuerza y el poder con los que se expresa la Unidad del Amor. 

¡Silencio! La Vida está hablando. Que continúe… la función.

COMO EL JUNCO QUE SE DOBLA


Pero siempre sigue en pie. Descalzos caminamos. Sobre cristales o algodones, según pinte la historia. Según el disfraz que tape nuestras memorias. Los pájaros cantan y las nubes se levantan por mucha pereza que les dé. Sobre tierra mojada, tierra de nadie y de todos a la vez, nos lanzamos sin paracaídas en busca de una salida. Aunque nunca la hayamos entrado, tirado la caña (con anzuelo o sin) o abierto de patas. Porque nosotros somos ese laberinto de emociones del que no podemos escapar por mucho que corramos. Por mucho que nos corramos. Por mucho que lo hagamos correr. Hay rosas que desprenden un aroma tan bello que el dolor de su espinazo es igual de placentero o más si cabe cada pedacito de tu corazón enterado y entero. Depende de la intención de tus caricias, del amor que las profeses y de los besos que sangren de sus heridas. Como un mar en calma, donde las olas se han quedado dormidas siendo acunadas por el vaivén de su sal espumada, me entrego a la Nada que fue hecha y que ya no necesito que sea desechada. Y ahí, AQUÍ, entre los ‘y ahora, ¿qué?’ y los ‘no tengo ni idea’, me quedo flotando mientras la corriente masajea mis pies. Mientras mis andares me recuerdan que fueron cegados por haberse forzado tanto a Ver. Ahora, AHORA, se dejan llevar por el sonido de ese mar que calma hasta la última gota que colma el vaso por el que mis labios han de beber. Las prisas por llegar al éxtasis se paran justo en ese punto, tan álgido como bravío, donde la línea del antes y del después aún no ha sido cruzada ni peleada ni batallada ni hecha añicos (de 365 días cumplidos) ni olvidada (de recuerdos mal follados o bien fallidos). No hay dobleces que me distraigan por muy doblada que me caiga. Mi flexibilidad aguanta las embestidas con las que las caderas de la Vida me cabalgan sin permiso y sin tomarme la medida. A veces, son las agujetas las que se anotan el tanto de tanta tontería. De haberme dejado tentar por osadas monerías. BienVenidas y manoseadas sean las cosQuillas que me encuentran. ¿Qué sería si no de sus risas escondidas? Morirían sin haber sido aLUZinadas por un revolcón de carcajadas tiradas conDón o sin ningún tipo de don. Ésa no es la cuestión. Ni ésa ni ninguna otra. Las respuestas no se preguntan. Les aburre que no las dejen de interrogar. Que no las dejen respirar en Paz, ahogándolas en un pozo cubierto de apegos sin soltar. Como si hubiesen cometido algún delito. Como si alguien las pudiera esposar ‘hasta que la muerte las separe’. Cómo si sólo pudiera contarse con los dedos de una mano el cuento mancillado de ‘La única Verdad’. Cansadas de tanto ‘bla,bla,bla’, prefieren acostarse con el Silencio, que de tanto callar y callar y callar les otorga el paraíso, el cielo y el firmamento sin Necesidad de pasar por el altar. Así es como el Universo las da. A quién las toma sin reChistar. Por mucha Gracia con la que Dios las haya puesto a embarazar. A pelo. Jadeando sabiduría. Paridas sin anestesia. Con aullidos de naturalidad. Plenas de estrellas. Vacías de falsedad. Y cuando las razones me pasen su factura, las nostalgias me apuñalen el Presente y el sueño se me acabe de romper, le soplaré al viento cada uno de los versos con los que experiencia tras experiencia dibujé, mi dinámico, infinito, eterno, impresionante e impresionista cuadro (esta vida EMMArcado) que el mismo día de mi estreno titulé: RESISTIRÉ. ¡Oh, sí! Ya lo Creo que Resistiré.

LA VERDAD NECESITA DE MUCHOS SILENCIOS


La Verdad necesita de muchos silencios para poder ser escuchada. El único ruido que existe procede de nuestra mente, por mucho que parezca que viene de fuera. Según lo agitada que esté, el canto de un pájaro puede elevarte al cielo o encolerizarte hasta hacerte explotar. Depende de lo “centrados” que estemos en ese momento, de lo conscientes que seamos, escogeremos una opción o la otra.

La Mente no es nuestra enemiga como muchos quieren hacernos creer. Forma parte de nosotros igual que el Corazón. Por mucho que lo intentes, jamás la dejarás en blanco porque siempre, siempre, siempre está coloreándose. Ésa es su función. Y la tuya, la mía…es apreciar, aceptar, disfrutar y amar cada dibujo que nos regala, cada espejo de nuestro interior que nos muestra, cada sonido con el que nos deleita y cada pensamiento con el que nos piensa.

Ser su amiga, su cómplice, no una esclava ni una prisionera sino su más fiel compañera. Llevarla a nuestro terreno no ir ciegos al suyo, siguiendo el rebaño de sus argumentos. “Nosotros” somos los que la conducimos, no al revés.

Cuanto más queramos luchar contra ella más estaremos rechazándonos, más estaremos huyendo de lo que ES en ese momento, de la Vida, del Presente. Observar es la clave, sin apegarte, sin identificarte, sin Creerte nada de lo que te cuentas, de lo que te dices. Sólo observar tu película, sin juzgarte, sin condenarte, sin machacarte, sin castigarte. Y si lo haces, no pasa nada. Observa eso también y suéltalo, suéltalo, suéltalo… Todo está bien. Todo es perfecto. Tú eres perfecta.

Cuando te permites Sentir lo que sientes, las etiquetas de bueno y malo desaparecen porque ya no les tienes miedo, ya no te tienes miedo. Cualquier emoción, cualquier sentimiento es bienvenido. Si ha llegado a ti es PARA algo. Si le cierras la puerta en las narices, volverá a llamar, una y otra vez, hasta que le hagas caso, hasta que le abraces y le dejes SER, hasta que te hagas caso, te abraces y te dejes SER.

No es lo que sentimos es el peso que le damos a ese Sentir el que nos provoca el dolor, el sufrimiento. Son las definiciones que les hemos colgado, las creencias que les hemos instaurado. Los niños ríen, lloran, se enfadan, patalean con total libertad, sin remordimientos, sin culpas, sin vergüenzas, sin exigencias, sin ningún sentido más que el de expresarse, que el de manifestarse tal y como son. A medida que van creciendo, van perdiendo esa espontaneidad, esa autenticidad, esa Verdad, siendo manipulados y mal-educados por todo aquello y aquellos que les rodean, consciente o inconscientemente. Les transmitimos nuestros miedos y ellos se los tragan con patatas para que no les dejemos de Amar, consciente o inconscientemente también. 

Y así es como el pez se muerde la cola… hasta que llega un día que está tan mareado que no le queda más remedio que PARAR, vomitar todo lo que ha engullido y empezar a NADAr, que es para lo que ha nacido.

La Verdad, tu verdad, se halla en tu Silencio, y a él accedes dejando de perseguir tantas cosas, tantos destinos, tantas metas y tantas misiones, …

  • Cuando te respondes en lugar de preguntarte,
  • cuando te encuentras en lugar de buscarte,
  • cuando te amparas en lugar de abandonarte,
  • cuando te callas con un beso,
  • cuando te hablas con caricias,
  • cuando te miras con el corazón,
  • cuando le tiendes una mano a tus miedos, a tu inseguridad, a tu cobardía, a tus rencores, a cada una de tus envidias y de tus mentiras,
  • cuando te subes a tu pedestal y lo bañas de humildad,
  • cuando le enciendes una vela a tu sombra para que no vuelva a caminar a ciegas nunca más.

Ninguna palabra es capaz de explicarte, de definirte, de escribirte o de contarte. Lo que Eres sólo puede ser Sentido, únicamente por ti, por nadie más.

¿Quieres saber quién eres? Escúchate atentamente y luego, si así lo deseas, déjate llevar por la melodía que aparecerá. No podrás cesar de bailar, de bailarte, a tu propio ritmo, con tu eterno compás.

“El Silencio lleva en si tu Voz,

como el nido la música de sus pájaros dormidos”

-Tagore-

Lo que el Silencio nos cuenta


Tras todas esas voces mal-pensadas que preocupan a nuestro presente, tras los miedos infundados que atormentan el mañana, tras los velos, las caretas, las creencias, las murallas y los disfraces que nos desarreglan, habita un SER-amigo, sin ninguna razón en su apariencia, cuya misión en la Vida es expresar Puras Realidades para que cada día de cada semana de cada mes de cada año siesto y bisiesto, con cada una de sus lunas llenas de estrellas y hambrientas de sueños, podamos Despertar Inocentes de Conciencia y rebosantes de conPasión.

Lo llamaron Silencio, Rey de las Verdades encubiertas, el que todo lo dice sin decir nada, el que nada se pregunta pero todo lo responde y el que sólo habla y habla solo cuando se le es atentamente escuchado.

Dicen que una mentira le cortó la lengua cuando quiso ser quien no era y desde entonces se quedó mudo de mente y parlanchín de Corazón.

Se pasa el no-Tiempo jugando al escondite con Ruido, su hermano gemelo. Hace eones que empezaron la partida. Aún no se han encontrado. Cuenta la leyenda que en el Instante en que Ruido deje de buscar su banda sonora particular, Silencio aparecerá, emergiendo de entre los espacios que se llenan de nada y las palabras que suenan a vacío. Y así, juntos de nuevo, volverán a vibrar con un único Sentido y la misma Sensibilidad.

  • La Verdad, tu Verdad, en él la hallarás.
  • Tu Alma, tu Esencia habitan en su Hogar.
  • Cuanto más lo busques Fuera más te alejarás.
  • Cuanto más te aDentres en su guarida más te Sentirás.

Es tu lámpara maravillosa. Si eres capaz de frotar el Silencio con tus latidos, el Genio que siempre has sido, eres y serás, re-Surgirá cual Ave Fénix, con sus deseos concedidos y sus ALAdinas mágicas que te volarán al País del AMOR en el que fuiste Creado, por Siempre Jamás…

Se puede compartir pero no poseer. Ni se intenta ni se consigue. Ni se aprende ni se enseña. Ni se abunda ni se carece. Ni se medita ni se visualiza. Ni se dibuja ni se pinta ni se colorea.

Las definiciones lo acallan. En cualquier lugar respira. Pertenece a la Libertad. No necesita papeles para haber nacido ni pasaportes para ser universal. Viaja sin permisos, sin reglas, sin concesiones, sin billetes de vuelta, sin fronteras, sin acreditaciones, sin medidas y sin limitaciones.

Le encanta perderse por los nortes. Es su manera de “dar cuerda”, sentir Vida y hacerse notar. Los que enloquecen en un mundo de locos son los que más reclaman su Presencia, los que más se retiran a su Paz.

No es una meta. No es un reto. No es un logo. No es un éxito. No es un destino. No es algo o alguien a alcanzar. No es visible ni palpable. No es un “yo”. No es un “tú”.

El SILENCIO, sencillamente, simplemente, ES. 

Tú eres su silla. En TI se aSienta.

¡Shhhhhhhhhhhhh! ¿Lo oyes?

“No es lo que dice tu boca,

es lo que cuenta tu cuerpo”

silencio

EL SILENCIO QUE HABLABA


Érase que se Era….

un Silencio que Hablaba. Cada mañana, para ir a trabajar, se vestía con una Sonata Clásica que le daba un toque muy romántico a aquellos versos que no pronunciaba.
Allá por donde sonaba…provocaba mil y una reacciones desfiNantes.  Los espacios en blanco que dejan las palabras tras de si se fueron amontonando unos sobre otros formando frases sin sentido ni sensibilidad y sin puntos ni comas; la melodía que susurra una bonita noche estrellada de verano sobre el mar dejaba de tocar cuando Él se bañaba entre sus nubes de algodón; los secretos tan bien guardados de los amantes amados salían velozmente a la Luz cuando le oían llegar; la Banda Sonora que se crea cuando dos abrazos sedientos de Amor se transforman en Uno..se convertía en un Ruido ensordecedor al verlo aparecer.
Antes tales circunstancias, y viendo el enorme caos que SilencioHablador causaba, se reunieron todos los componentes de la Familia de los Sin Voces para encontrar una solución antes de que ese sonido les estallara en la Nada.
Algunos “gritaban” que se le desterrase al Planeta de los Dadores de Nota, otros querían concederle la Invalidez Profesional con una buena indemnización para mantenerle bien “calladito”.. y los más indulgentes pedían llevarlo al mejor logopeda del País de las Maravillas: el Dr. Honestidad.
Después de horas y horas de discusión, llamaron a SilencioHablador y el GrandPater le transmitió la decisión tomada:
–      Querido Hijo,
Quedas SinDeNado a limpiar las Conciencias que se han quedado mudas,
A sacarles el brillo a los diAmantes Brutos,
A poner el grito en el Cielo cuando la Tierra se quede callada,
A darle vida a las Emociones reprimidas,
A quitarles la Razón a aquellos que no se atreven a Soñar..
A cantarle a las 40..que la edad no cumple años sino Promesas por Vivir,
A ponerle más leña al fuego de la Pasión,
A decir Te Quiero cada vez que dos miradas se quedan más de tres segundos mirándose.., cada vez que dos manos que laten al mismo ritmo se cogen de la mano.., cada vez que dos bocas se callan con un beso..y cada vez que dos cuerpos bailan al son de un único Corazón.
Quedas SinDeNado a Hablar con total SinCeridad, desde este momento hasta la Eternidad, por los Signos de los Signos, para lo bueno y para lo menos bueno, hasta que la Voz te Separe de tu Ser. Así Sea y así Es.
Y así fue..como el Silencio se convirtió en el Lenguaje Universal por excelencia de los Sentimientos no Verbados…que jamás ha existido y Nunca Jamás..existirá.

Y Colorín Coloreado…este cuento ya se ha Pintado…