MIEDO AL CAMBIO. MIEDO A SER QUIEN SOY


“La gente no puede descubrir nuevas tierras

hasta que tenga el valor de perder de vista la orilla”

-André Gide-

¿Y sabes cuáles son esas nuevas tierras? Trocitos de tu Alma que unidos se convierten en esa Felicidad, esa Paz, esa Plenitud que tanto anhelas.

Un cambio sin miedo, no es un cambio de verdad. El miedo nos refleja una creencia que tenemos arraigada. Y el hecho de superarlo, de no dejarnos vencer por él, hace que la desenmascaremos. Que la saquemos a la luz. Que la iluminemos. Y a otra cosa… mariposa.

La Vida es cambio. Nosotros somos Vida. Nosotros somos cambio. Constante. Es lo único permanente que existe. Nuestra piel muere un poco cada día. Nuestras neuronas. Nuestras células. Nuestras emociones vienen y van. Nuestros pensamientos chocan entre si constantemente. Rompiéndose en mil pedazos más. Y éstos, en otros tantos…

Nacemos. Crecemos. Nos reproducimos (o lo intentamos muchas veces…). Y morimos. Y volvemos a nacer. Y de nuevo, a morir. Cambio. Siempre cambio.

Nos aterra soltar la seguridad. La estabilidad. El control. Nos da miedo que podamos sufrir cuando ya lo estamos haciendo impidiendo que las cosas ‘se den’. Fluyan. Sean. Se experimenten. VIVAN. 

¿No es absurdo sufrir porque no queremos sufrir…?

Cuando lo que tenemos se ha acabado (pareja, amante, amistad, trabajo…) pueden pasar dos cosas. O que iniciemos el proceso de Soltar. Donde habrá molestia, dolor e incertidumbre. La cantidad dependerá de con cuánta fuerza lo agarremos. De nuestra resistencia a dejarlo volar… Y la segunda, que nos quedemos como estamos. De esta última derivan otras dos opciones:

1. ACEPTAR la decisión que hemos tomado (porque el miedo nos supera) y no ‘sufrir’ pero tampoco llegar nunca a ser feliz,

o 2. No aceptarla y pasarnos los minutos quejándonos de lo ‘acabado’, escupiendo culpas a diestro y siniestro, criticando, dramatizando, disfrazándonos de víctima o de agresor (dependiendo del pie con el que nos levantemos), envidiando a los que se han atrevido y entrando en una espiral de tristeza, desesperación, desconexión de nosotros mismos, de vacío y de sufrimiento que irá in crescendo a medida que pase el tiempo.

Conclusión: SOLTAR es lo menos dificultoso, lo que menos te dolerá, con lo que menos sufrirás y lo que te llevará a SER quien eres de verdad.

El MIEDO AL CAMBIO se alimenta de la ignorancia del futuro. ¿Y si no sale bien? ¿Y si no encuentro a nadie que me quiera? ¿Y si me estampo de narices contra mi osadía? ¿Y si pierdo? ¿Y si fracaso? ¿Y si no puedo yo sola? Y si.. y si… y si… Mañana, mañana, mañana.

Cuando tu mente sabe que tu deseo es salir de dónde estás, que ya no puedes aguantar más, que tienes claro que la etapa ha finalizado, entonces es cuando te ataca con todas sus armas. Con todos sus ‘y sis’. Da la orden a cada una de tus heridas de que se abran a horcajadas. Para que hasta tus entrañas puedan sentirlas. Y las retuerce para que abandones. Para que te lo quites de la cabeza. Te llena de excusas. De autojustificaciones. Te boicotea. Para que no ACTÚES. Para que te quedes paralizada. Sin saber hacia dónde ir. Sin saber hacia dónde caminar.

Obsérvala. Obsérvate. No te la creas. No te creas nada de lo que te dice. De lo que te dices. No es real. ESO no eres tú. 

Es cuestión de Parar un momento. Respirar hondo. Aquietarte. Desenmascarar tus propias mentiras. Y seguir ADELANTE. 

Yo he hecho decenas de cambios a lo largo de mi vida (y los que me quedan…). En todos, he pasado miedo. En todos, ha habido instantes de agobio, de ansiedad, de ‘qué será de mí’. Y una vez hecho el salto… ‘pues tampoco era para tanto’. No era para tanto, porque todo era una película que ni siquiera se había llegado a estrenar.

Los cambios son fáciles. Somos nosotros, con nuestras ‘comidas de olla’ los que los complicamos tanto. 

Somos Humanos. Estamos aprendiendo a amar, a vivir, a sentir. CREEMOS que hay un camino diferente, MEJOR, lleno de ángeles en lugar de piedras. Y que donde estamos es un ‘error de imprenta’. No es cierto. Nuestro camino es el que YA estamos caminando. Nuestra Vida es la que estamos AQUÍ Y AHORA viviendo.

¿No te gusta? CAMBIA. ¿Te gusta? Sigue igual. 

Pero lo de HACER no se nos da bien. Preferimos que los otros hagan por nosotros. Que el camino nos camine. Que los zapatos nos paseen. Que el árbol sea el que se mueve. Que el Cielo… nos caiga del cielo…

Pues lo siento, pero no funciona así. Si lo que quieres es ser feliz, claro. Si te es indiferente, pues quédate como estás. Ante todo, Libertad.

Las fórmulas mágicas externas no existen. No se las compres a nadie porque es un fraude. Intentarán timarte en cuanto vean tu cara de ‘falta de responsabilidad’. De desesperación. Pero en el fondo, sabes cuál es la verdad. Tu Verdad. Por mucho que procuremos taparla con apósitos de falsedad, hace tanto ruido que en cuanto nos despistamos un segundo nos ha ensordecido ‘la razón’. 

Así que como siempre, Tú Eliges. 

Yo decido saltar que ya me aburre tanta zona de confort.

¿Me acompañas…?

EL MIEDO DESAPARECE CUANDO LO HACEMOS REALIDAD


Tengo Miedo. Unos cuantos. Algunos los veo. Otros están ocultos. De momento… 

Y también soy valiente. Muy valiente. ¿Por qué? Porque aunque los he tenido, los tengo y los tendré, no pueden conmigo. Me conoce muy bien, sí. Pero yo también a Él. Y lo sabe. Y sabemos que nos sabemos.

Sabe que en cuento le pille, tarde o temprano va a desaparecer. Sabe que nací para Vivir. A tope. Sin cadenas. Sin ‘por si acasos’. Sin prisiones. Sabe que necesito respirar Libertad y que si no lo hago, me ahogo. Sabe que el AMOR es mi prioridad. Que si no Amo, me pierdo. Me apago. Me muero… Sabe que tengo sueños. Anhelos. Y que no estoy Aquí para irme como he venido. Para quedarme en la retaguardia. En segunda fila. Para caminar entre bambalinas. No. Para nada…

Vine para despertar a esos sueños. Para dejar de echar de menos a esos anhelos. Para cumplir lo que me prometí. Lo que a ‘Dios puse por testigo’. Para SER…. y además Feliz.

El Miedo sólo intenta protegernos de aquello que alguna vez nos hizo sufrir. Es una bombilla que se enciende para avisarnos de que tengamos cuidado. De que por ahí ya hemos pasado. Es el recuerdo de las piedras con las que hemos tropezado. Como el Padre Guardián, que lo único que desea es que a sus hijos nada ni nadie les haga daño. Hijos a los que metería dentro de una burbuja para no ser tocados. Ni siquiera rozados. Pero no es un Padre Consciente. E ignora que el Amor también está ahí fuera. Y que si no puedes ‘salir de casa’, no puedes experimentar nada. Ni ‘bueno’ ni ‘malo’. Y que si no experimentas, no aprendes. Y si no aprendes, no cambias. Y si no cambias, te quedas como estás. Y si te quedas como estás, no pasarás de curso y la lección se repetirá una y otra vez más.

La Vida no es más que una gran Escuela llena de alumnos que son Maestros que no saben lo que Son.

El Miedo no es el enemigo. El problema es que nos Creemos todo lo que nos dice. Todo lo que nos cuenta. Sus fantasías, sus ‘presunciones de culpabilidad’, sus espejismos, sus teatrillos. Y entonces es cuando nos quedamos parados, bloqueados, aislados, encerrados en esa burbuja de tutela. Sin permitir que nadie nos quiera y permitiendo que nuestros Sueños sigan siendo sueños y no Realidad.

Y cuanto más tiempo dejamos pasar, más grande se hace esa burbuja y más cuesta arriba el traspasarla. 

Pero, ¿sabes? La película que la envuelve es muy muy fina. Tanto, que sólo hace falta un pestañeo de fuerza, de confianza y de Poder, para hacerla desaparecer. Y con ella, la nube que nos ciega.

He tenido que realizar infinitos pestañeos a lo largo de mi Vida. Y sigo en ello. Y seguiré en ello. Pero no me importa. No me importa ser Humana. No me importa sentirme vulnerable. No me importa que ese vértigo al vacío tambalee toda mi estabilidad, todo mi control y toda mi seguridad. No me importa que la soledad me visite de vez en cuando y de cuando en vez. No me importa caerme. No me importa llorar. No me importa que me duela. No me importa ‘fracasar’.

Pero lo que sí me importa, y mucho, es ver el tiempo (que aunque sea eterno, no lo es y en cuanto menos te lo esperas ya se ha finiquitado), ver pasar la Vida, a través de una ventanilla. De una reja que yo misma he construido. Permanecer siempre en las estaciones en lugar de subirme a los trenes. CONFORMARME (que no tiene nada que ver con Aceptar) con lo que Creo que soy en lugar de ‘ir a por todas’. En lugar de ir a por ‘ser quien Soy y quien puedo llegar a ser’. Me importa quedarme a medias. Me importa no llegar a hacer todo lo que puedo hacer. Eso sí que sería un fracaso. Una enorme frustración. Mi mayor decepción para conmigo.

La buena noticia es que nuestra felicidad solamente depende de nosotros. De afrontar esos miedos que nos paralizan. Que nos llenan de ansiedad. Que no nos dejan dormir en Paz. 

Es cuestión de Actuar. De Hacer. De Soltar. Y nadie lo puede hacer por ti. Ni por mi. Ni tú lo puedes hacer por otros. Cada uno somos RESPONSABLES de nuestras decisiones. De nuestra forma de vivir. A la única persona que podemos y debemos cambiar es a nosotros mismos. E igual que a ti te gusta que te respeten, también tienes que respetar tú el proceso de los demás.

‘Años a’ quería Salvar. Tenía necesidad de Salvar (para no sufrir yo, claro). El papel de salvadora desgasta mucho. Primero, porque nunca consigues tu objetivo ya que no depende de ti. Y segundo, porque supone un desgaste energético, físico, mental, emocional y espiritual enorme. Así que un día, por mi propia salud, dejé de hacerlo y decidí ‘salvarme’ a mí. Y cuando miré Dentro, entendí por qué me había estado escapando tanto Fuera. No sabía ni por dónde empezar. 

Así que todos aquellos que sois fans de ‘Salvados’, daros una vuelta por vuestro interior. A ver qué encontráis. Eres tú el que te necesita, no el otro (sea quien sea). Eres tú el que te está reclamando, no el otro… Es a ti a quien te tienes que Amar, no al otro. 

El Miedo no desaparece cuando lo ignoramos. El Miedo desaparece cuando lo hacemos Realidad. Porque al final, la Realidad… siempre supera a la Ficción.

Confía en ti. Puedes hacerlo. Todos podemos hacerlo. La pregunta es: ¿QUIERES?

TÚ ELIGES.

LA OSCURIDAD ES EL REFLEJO DE LO QUE NO NOS ATREVEMOS A MIRAR


La oscuridad sólo existe para quién cree en ella. Es así de fácil. Vemos lo que Creemos no lo que Es. Yo no Creo en el mal ni en los demonios ni en los infiernos ni en las conspiraciones ni en cualquier otra excusa que inventemos para no responsabilizarnos de nuestra vida, de nuestra felicidad y de nuestra Paz.

¿Que hay situaciones, personas, reacciones, emociones, alimentos, colores, experiencias que no me gustan? Pues claro. Pero yo no me creo tan prepotente como para hacer de mis preferencias, de aquello que yo solita atraigo por mi vibración, no por la del “mundo externo”, (negatividad, ataques, violencia, bondad, mentira, alegría, luchas, dureza, soberbia, salud, enfermedad…) la Verdad. Mi realidad no es la Realidad, sólo es el reflejo de todo lo que siento Dentro, nada más.

Algunos, al nacer, olvidamos que somos Ángeles en la Tierra. Otros, al recordar, olvidan que son Seres Humanos alados que han bajado para aprender a caminar. Queremos Regresar a nuestro Hogar cuando nos hemos ido de él voluntariamente para ser vagabundos sin techo, viajantes de la Vida, experimentadores en libertad. No podemos ser más de lo que somos. Por mucho que queramos no vamos a volar. Admitir, ser consciente de nuestras propias limitaciones no es ser cobarde ni conformarse, es ser honesto, humilde y realista.

Si yo cierro los ojos, ¿qué voy a ver? Oscuridad. Esa oscuridad que tanto se nos aparece fuera es producto de lo que no queremos ver en nuestro interior. Nos da pánico entrar en esos espacios que nos dijeron, que nos Creímos que eran sombríos, que eran prohibidos, que estaban embrujados y llenos de fantasmas.  Nos quedamos en la superficie, en lo que me duele, en lo que me da vértigo, en lo que rechazo, en lo que me da náuseas… pero sólo un poquito. En cuanto nos asomamos más de la cuenta, nos asustamos y echamos a correr. Y así, jamás podremos llegar a descubrir, a Sentir, esa Luz que está siempre ahí, iluminándonos, sosteniéndonos, abrazándonos, Amándonos y Siéndonos.

Si yo no soy capaz de Verme en mi totalidad, tampoco podré Ver, ayudar y guiar al otro, por muchos títulos que tenga, muchas voces celestiales que me hablen y mucho conocimiento que posea. Si me da miedo Sentirme, me dará miedo Sentir al otro… y si no hay empatia hacia esa persona, no podré entenderla. Crearé muros, armaduras para que no me salpique su tristeza, su dolor, su sufrimiento, su rabia, su ira, ya que me recordarán todo aquello de lo que estoy huyendo. Desde el miedo no puedo Amar, no puedo ser compasivo, ni conmigo ni con los que me rodean. Así nos movemos por la calle. Fíjate en tu reacción al ver a un mendigo, a un alcohólico, a una prostituta. ¿Qué sientes? La mayoría rechazo, porque son el puro reflejo de eso que nosotros mismos nos tapamos. Es a nosotros a quienes nos estamos rechazando, no a ellos…

Es fácil aceptar que me da miedo hablar en público. Ahora, aceptar que tengo sentimientos de odio hacia mis padres, que desearía que estuvieran muertos, que ojalá mis amigos no consigan sus sueños para así yo no sentirme tan mal, que soy una inútil, un mierda, que la envidia me corroe, que me creo mejor que tú, que los gays son unos enfermos y que la mujer que se acuesta con quién le da la gana es una guarra, eso ya son palabras mayores.

Y no lo aceptamos, no nos aceptamos, porque nos avergonzamos, porque no “deberíamos” sentir eso, porque es “malo”, porque es pecado, cuando son sólo pensamientos automáticos, creencias malheredadas que no son reales, no son lo que Somos. Pero nos las creemos, nos las tragamos, les damos todo nuestro poder y nos pasamos la vida intentando extirparlas de nuestra mente, maldiciéndolas, dándoles toda nuestra energía, regodeándonos en unas heridas que ya no Son, en lugar de serles indiferentes, en lugar de verlas pasar, de observarlas, de soltarlas, sin hacerles ningún caso porque no son ninguna Verdad.

No es lo que siento ni lo que pienso, es lo que me Creo que siento y pienso lo que me provoca ese miedo a esa supuesta oscuridad. Y es lo que hago con ello lo que me mantendrá atrapada en mi propia ilusión o lo que me permitirá de ella Despertar.

En el Cielo más oscuro es donde las estrellas brillan más. Si no abres tu ojos, jamás las podrás reconocer, disfrutar y gozar. Si no abres tus ojos a todo lo que se halla en ti, jamás podrás Ser, jamás te podrás Amar.

Tú decides.

TODO EMPIEZA CON UN PRIMER PASO


Todo empieza con un primer paso. Mientras nos quedemos parados estaremos en Tierras de Nadie, en las que sembraremos, plantaremos y cultivaremos nuestros sueños en un mundo de fantasía, pero que ahí se quedará. Y está bien, todo está bien. No es obligatorio que se hagan realidad.

A veces no es el momento, a veces sólo nos creemos que no lo es, a veces queremos escalar cuando aún no hemos aprendido a caminar, a veces son otros sueños los que nos están esperando pero estamos demasiado dormidos para recordarlos…

Lo importante no es conseguir sino intentar. No es la meta, es el trayecto. No es la muerte, es la Vida.

Queremos, queremos, queremos… pero no hacemos nada al respeto, no pasamos a la ACCIÓN. Nos inventamos mil y una excusas para no dar ese primer paso, ese salto al vacío que tanto nos llenará. Preferimos aferrarnos a la estabilidad de un trabajo, de una pareja, a la aparente seguridad económica y emocional que nos proporciona algo o alguien en lo que no creemos, en la comodidad de un sofá que otro ha comprado, en lugar de Ser Libres en la impermanencia, en la inestabilidad, en lo desconocido, en la soledad, en esos únicos lugares donde nos podemos encontrar, donde se ocultan todos los secretos silenciados que sólo tu voz es capaz de contar, donde escondiste tu mayor tesoro, donde tu corazón puede latir en Paz.

El miedo a no saber, a quedarnos solos con nuestra propia compañía con la que tan pocos momentos hemos gozado, a que nadie nos vuelva a querer (aunque sea por interés), a que nos alcancen las arrugas en una cama con muchas sábanas pero con muy poca compañía, a fracasar y sentirme un inútil, “que no valgo para nada, que ya me lo decía mi padre, mi madre, que me deje de tonterías, que lo fijo hoy en día es una suerte, que más vale malo conocido que bueno por conocer…” y mil y una Creencias más.

Lo único que nos separa del Cielo es el ATREVERNOS a volar, nada más. Y todos, absolutamene todos, tenemos un par de Alas tan fuertes como bellas para hacerlo. Pero dibujamos nubes en el aire para imperdirnos ver ese Sol que Ilumina nuestras sombras, que echa por tierra todas esas heridas bajo las que nos refugiamos para no Vivir en la totalidad, para que sean los demás los culpables de esa profunda pena que no podemos alegrar y así no Responsabilizarnos de nuestra única realidad, ésa que solo uno mismo puede Crear, destruir y volver a levantar.

Es más fácil que sea el otro el causante de mis crisis, de mis pesadillas, de mis pensamientos recurrentes, de mi caos y del “por qué” yo no me puedo ni sé Amar.

“Que sea el Mundo el que cambie que yo me quedo como estoy”

Y claro que te puedes quedar como estás, sólo faltaría, pero al menos ten un mínimo de honestidad, de humildad y de valentía para admitirlo y no llenar los ojos de tu padre, de tu madre, de tu pareja, de tus ex, de tu abuelo, de tus compañeros, de tus amigos, de la televisión, de tus vecinos, de la política, de la religión, del fútbol, de la monarquía, del machismo, de tu país, de la inmigración, de los refugiados, de los fumigadores, de tu jefe, de las modelos, de las tramas, de las conspiraciones, de los amantes y de los bandidos… con toda la paja que has elegido acumular Dentro.

Esa rabia que desprendes hacia el exterior se transforma en enfermedades en tu interior. Yo me lo plantearía porque la que va a salir perdiendo (salud, bienestar y felicidad) sólo vas a ser tú. Esos “culpables” ni siquiera saben quién eres, que existes, les eres indiferente. Quizás ha llegado el momento de que dejes de preocuparte tanto por ellos, de cederles todo tu poder y energía y empieces a OCUPARTE, a hacerte cargo de ti. 

Un primer paso, sólo eso. No pienses en el qué pasará, siente lo que está pasando, aquí y ahora. Día a día, sin planear, soltando los resultados. Haces y sueltas, haces y sueltas, haces y sueltas. Hora a hora, minuto a minuto, segundo a segundo, sin prisas pero sin pausas. Y si cambias de “opinión” no pasa nada. Prueba una y otra vez, las veces que sean necesarias, las que te de la gana. Juega contigo, diviértete, con ternura, con cariño, con compasión hacia ti, sin un objetivo que cumplir, sin un destino que alcanzar. Experimenta, experiméntate. Así es como llegas a conocerte, a “saberte”, a recordarte, a disfrutarte, a confiarte, a creerte, a liberarte y a Amarte de manera Incondicional.

Así es como se transforma tu mundo y, con él, el de toda la Humanidad.

Y los demás que digan lo que digan. ¿A ti qué te importa? Si te juzgan es porque ellos no se han atrevido (y lo saben) y tú sí. Es a ellos mismos a quién se están condenando, no a ti.

Así es como todo termina y como todo vuelve a empezar,

con un paso,

un paso hacia el camino de

Regreso a tu Hogar

“Sólo las máquinas no Sienten Miedo”

 

¡Que levante la mano quién no sienta miedo de vez en cuando o de cuando en vez..! ¿Nadie..? ¡Pues claro que nadie! Quien diga lo contrario es que o bien miente o bien no es Consciente de ello.

…Sólo las máquinas no sienten miedo…


¿Te imaginas a un coche queriendo ser un pájaro?

Coche:

” Quiero volar, quiero volar, quiero volar. ¿Por qué no vuelo? ¿Es que soy tonto? Me iré a hacer un Rally al Desierto que dicen que allí corres mucho más rápido que en la carretera…y seguro que me salen Alas en los neumáticos para poder levitar…¿Por qué no me han salido? ¿Qué he hecho mal?. Probaré otra cosa. Haré la formación de “Biodescodificación para coches que piensan  mucho”. No ha funcionado. ¿Y si voy al Taller ése que es tan caro porque es muy “rico”, donde te explican cómo bajar tus marchas sin perder ni un ápice de tu Velocidad? Así seré El Mejor y nadie me podrá ganar…O al de “Descubre cuál es tu trayecto de Vida” (alomejor es que me he cambiado de acera “sin querer”). O al Curso que te hace una tal Milagros, que dicen…que no entiendes nada de lo que te explica pero que da igual porque la Señora es súpermegaSabia (seguro que algo de mi motor me cambia…). O también puedo ir a un MecaniCoaching para que me haga las preguntas exactas que sólo yo me puedo hacer…(quizás las mías son Suficientes y necesito que sean SobreSalientes..)…¿Sabes qué? Que iré a todos…¡¡¡¡JODER, SIGO SIN PODER VOLAR!!! ¿Y ahora qué? “


¿Y AHORA QUÉ?….una de las más Grandes Preguntas….

NO SÉ…una de las más Grandes Respuestas….


¿Te Recuerda a alguien..? Yo aún sigo queriendo Volar…

Queremos Ser quienes no Somos. Queremos Sentir lo que no sentimos y dejar de sentir lo que Sentimos. La cosa es llevarnos siempre la contraria, tener lo que no tenemos, fijarnos objetivos, metas, futuros…para no Vivir el Presente, el único que Vive con nosotros Eternamente sin reclamarnos ningún tipo de contrato…

Puede que sea una estrategia de nuestra Mente que siempre Desea conseguir cosas, personas, sensaciones…Sus deseos nunca se acaban, siempre hay algo/alguien que “comprar”: nazco, estudio, trabajo, toca casarme, ahora me hipoteco, es la hora de los hijos, una segunda casa, un coche nuevo…Quiero más y más y más…y cuanto más acumulo menos tengo..Más frustración, más insatisfacción, más vacío, más ansiedad.

¡¡Pero si ya lo tengo “todo”!! ¿Por qué no Soy..Feliz?

Primero habría que averiguar qué es la Felicidad para ti, en qué está basada. Y luego, descubrir, que la Felicidad, como estado permanente no existe…por eso Nadie se Siente Feliz Siempre...

Hay momentos de Plenitud total en los que Sientes que “Ya has llegado”…y al cabo de unos segundos, minutos, horas, días (para los más optimistas..), como es “un momento” se esfuma hacia otro lugar para dar paso a “otros momentos” que están empujando para poder hacerse Realidad…

El “error” radica en querer Sentirnos continuamente así. Es Imposible (de los imposibles de Verdad, no de los Imposibles que no he intentado), lo siento. Así que ya te puedes relajar, respirar y Vivir lo que Venga..quizás éste sea el único modo de tocar el Cielo con la punta de tu Iceberg…


Aceptación, Aceptación, Aceptación y más Aceptación


¿No está en tus manos poder solucionarlo? Acepta.

¿La decisión no es sólo tuya? Acepta.

¿Querías tomar el Sol y está lloviendo? Acepta..o toma la Lluvia..

¿Te han dicho que No? Acepta.

¿Se ha anulado? Acepta.

¿No puedes Volar…? Acepta.


Somos Seres Humanos, perfectamente diseñados para Ser Humanos, no máquinas.

Sentimos tristeza, ira, miedo, alegría, placer, rabia, celos, inseguridad, valentía, coraje..

Dicen que el Miedo es Libre. Nosotros también lo Somos.

No es lo que sentimos o lo que pensamos…es lo que elegimos hacer con ello lo que marca la diferencia, lo que nos lleva a la Paz (ésta sí es permanente pero te la tienes que “trabajar” día a día, pensamiento a pensamiento…).

CREEMOS, porque lo hemos escuchado muchas veces y ahora nos lo repetimos una y otra vez…, que si tenemos miedo somos cobardes, si sentimos tristeza somos débiles y si es rabia o ira somos agresivos…Creencias, creencias, creencias. No es cierto.

Todos somos de todo un poco porque Todo está Dentro nuestro y sólo Parecemos “ser más” en aquello a lo que le damos Fuerza, en lo que ponemos nuestra atención y nuestra intención. No hay personas más valientes que otras. Hay personas que DECIDEN actuar con Valentía A PESAR del miedo que puedan tener. No es lo mismo…

O nos cagamos con el miedo o nos estalla la mierda dentro (con las ConSecuencias que esto ConLleva..)

¿Qué prefieres..? Yo limpiarme a que me limpien..así puedo escoger el tipo de papel y la temperatura del agua más acorde a mí…No vaya a ser que ceda mi Poder a otro y me acabe rayando el Corazón con un Estropajo resistente a la Sensibilidad…

Y así con el resto de emociones…ERES LO QUE CREES. ¿No te gustas? Cambia la Creencia de “es que yo soy así” por “voy a ser como me dé la gana de ser” (a ver qué “gana” elijes…luego no te quejes…)

Los gatos tienen 7 Vidas. Nosotros sólo una (más o menos…) pero con un montón de Tornillos para re-Ciclar…

¿Qué sería de la Humanidad sin esos Locos que nunca se cansan de Soñar..?


¿Para qué perder el Tiempo intentando Volar

si ni siquiera tengo Alas

pero sí unos PIES PERFECTOS

para Disfrutar del Camino hasta mi Hogar?


NO ES LO QUE TENGO
NO ES LO QUE QUIERO

NO ES LO QUE BUSCO

ES LO QUE ACEPTO

ES LO QUE ES

ES LO QUE SOY

MIEDO

Sin Miedo a Nada, sin Miedo a Mi

 

¿Alguna vez sientes Miedo? ¿Alguna vez le has preguntado “para qué” está ahí? Investiga. Primero quitas una capa de la cebolla que te llevará a la siguiente y así hasta llegar a la raíz. ¿Y cuándo sabré que he llegado? Cuando el Miedo te diga: A-Diós me voy…

Algunos son evidentes y otros están tan ocultos que ni sabemos que los tenemos o nos autoengañamos para no verlos..

Ejemplos basados en mi experiencia:

  • No veo las noticias porque son todas negativas y eso hará que mis pensamientos “se infecten”
  • Voy a cuidar mis palabras porque si no envío señales al universo y éste me responde según su significado: No soy feliz
  • Me voy a proteger energéticamente antes de salir de casa y antes de irme a dormir para que no me pase nada

Miedo, miedo, miedo…

¿No ves la tele y no hablas de según qué por “miedo a” o porque ya no te resuena..?

¿Protegerte…de qué? Por muchas burbujas, luces, esferas, colores, ángeles, arcángeles, mantras, sutras, sales, inciensos, velas que “te eches” siempre estarán envueltas por una capa de Miedo…porque tu Sentir es ése y sólo lo podrás transmutar con Amor no con pócimas de Rechazo.

¿Cuando digo que algo me da Miedo…qué estoy diciendo exactamente?

Me da miedo hablar en público=me da miedo hacer el ridículo=me da miedo exponerme a los demás=me da miedo que me juzguen= me da miedo que vean mis “defectos”= me da miedo que me rechacen = me da miedo que me abandonen= me da miedo que no me quieran = me da miedo quedarme sola = me da miedo estar conmigo = No me Amo tal y como soy.

La raíz siempre es la misma: “No me acepto, quiero ser de otra forma, no me amo tal y como soy y si yo no lo hago los demás tampoco lo harán así que voy a ser otra persona para que al menos alguien me quiera”

Ufff…Duele, ¿no?

La solución no es ponerle al Miedo la máscara del Guerrero y machacarlo sino la de la Humildad y la Compasión y abrazarlo.

¿Quién está sintiendo eso? ¿De dónde surge? Si le clavas tu espada a quien estás matando es a Ti.

Cuanto más intentes eliminarlo más energía le estarás dando para que se alimente porque el lugar DESDE DONDE lo haces es desde el mismo: Miedo a tener miedo…y a la Guerra no se la gana con más guerra sino con Paz.

¿Sabes qué pasa cuando no aceptamos nuestras emociones y luchamos contra ellas, para que desaparezcan o aparezcan..? Que surge el Sufrimiento.

El Sufrimiento no es únicamente la no aceptación del Dolor…sino la de cualquier emoción:

Si no me permito estar triste y llorar porque es de débiles sufriré

Si no me permito estar feliz porque creo que no tengo ese derecho por motivos “X” sufriré

Si no me permito sentir Miedo porque es de cobardes o CREO que cuando sienta miedo no tendré Amor…sufriré

Todas basadas en unas Creencias que hemos ido adquiriendo desde que nacimos, según nos han mal-educado, según nuestra historia personal y según las que hemos ido agregando (y seguimos haciendo) en nuestro Camino.

Darse cuenta de nuestros pensamientos, de nuestro Sentires, no Creernos Intocables por la Ignorancia, Ser Conscientes de que por mucho que sepamos seguimos sin saber Nada, unido a la Honestidad y a la Humildad….son las bases para hacer de esos Miedos de los que tanto deseamos huir un puente hacia nuestro Corazón.

Los Sentimientos, las emociones no son buenas o malas…somos nosotros los que las hemos etiquetado así igual que lo hemos hecho con todo aquello que nos rodea: con las razas, las religiones, los países, los “kilos” (¿alguien es más bello por estar más delgado? ¿qué es para ti la belleza entonces? ¿Un trozo de carne?), las personalidades, la vestimenta, las profesiones…

Estamos continuamente separándonos los unos de los otros porque si tú eres “menos que yo” Creeré que yo no soy tan “fea” (física, mental, emocional y espiritualmente hablando) como me Creo que soy…y ese dolor tan profundo de mi “no aceptación” no me será tan evidente.

Pero, ¿sabes una cosa? Que esa voz egoica que tanto te grita “no vales nada” no puedes sustituirla por la de “él no vale nada” ya que pertenecen “al mismo calibre” y lo único que consigues es duplicar su volumen, en ti.

El día en que dejes de tenerte tanto Miedo, el día en que te Aceptes tal y como Eres (miedos incluidos)….será el día en que dejes de temerle a la Vida, el día en el que ese Amor que tanto buscas lo Sientas en Ti, que es en el único lugar en el que siempre ha estado, está y estará…esperando, esperándote…y será el día en el que veas al Mundo, a las Personas, a tu Hermanos…tan Perfectos como lo eres Tú.



SIN MIEDO A NADA, SIN MIEDO A MI

No te mueras “por”, Vive “para”

-Qué más da lo que piensen, si estás “loca” es cosa tuya-

” Si no tuvieras Miedo, ¿qué harías? “

Si no tuviese Miedo..

Me lanzaría con los ojos bien abiertos desde el punto más alto del Universo para que mis Alas “se dejasen de tonterías” y empezaran a volar..

Cogería la Mochila de las Lecciones Aprendidas y sembraría un pedacito de ellas en cada rincón de mi Corazón para que cuando “volviera” pudiese alimentarme de ellas sin necesidad de Repetir Curso..

Lo dejaría Todo para quedarme sin Nada y así tener Algo..por lo que Luchar.

Si no tuviera Miedo..iría en su busca y captura

hasta lograr encerrarlo en mi Mente durante 34 años y 500 noches..

alimentándolo únicamente de Sufrimiento y Dolor en su Injusta medida..,

aliñado con unas gotitas de Esperanza

y sedándolo con una inyección de Coraje antes de irse a dormir..

Después le abriría la Puerta y le diría:

“-Ya Eres Libre..

Levántate y Anda..lejos, muy lejos de Aquí y Ahora…

Sé quién Eres,

sé cómo respiras,

sé dónde te escondes y por dónde caminas..

Yo te he parido,

yo te he criado,

yo te he educado.

Te di la Vida y ahora te entrego a la Muerte.

Ya no te necesito.

Gracias por dejarme tan necesitada de Amor,

tan anhelada de Deseo, de Vida, de Pasión..

Gracias por Enseñarme quién No Soy,

y hacia dónde No Quiero ir.

Gracias por protegerme y por cuidarme de Mis peligros.

Gracias por mostrarme mis Desafíos..

y ocultarme de mis Desvaríos.

Ahora Sé qué tengo que buscar para llegar a mi Destino.

Gracias, gracias, gracias…

Vete..y no vuelvas Nunca más..

Te Quiero. “

Si no tuviese Miedo..

Amaría cada centímetro de cada piel de cada Ser..

amaría sus inseguridades y sus valentías..

sus rencores y sus perdones..

sus abrazos y sus indiferencias,

cada beso de sus dulces labios y cada escupitajo de su amargada saliva..

Amaría sus miradas de Odio y la ternura de sus ojos..,

sus caricias tan bien dirigidas y sus puñetazos tan mal proyectados..

sus puñaladas por la espalda y su sinceridad a la cara,

sus silencios envenenados y la belleza de cada sonido de sus palabras..

Amaría cada orgasmo que no alcanzara,

cada temblor que no me derribara,

cada corrida que no me empapara,

cada atadura que no me esposara..

Amaría cada una de las comidas..que me preparasen..

cada último suspiro con el que me deleitasen..

cada jadeo que se evaporase entre las patas..de mis sábanas mojadas..

cada intento de Finalizar lo que más deseo alargar..

cada vaivén de sus caderas suplicándome vaiquédate Por Siempre Jamás..

Si no tuviera Miedo..

Amaría hasta Joderme viva..

y más allá..

mariposa