AUNQUE A VECES DUELA


Coger de la mano a la soledad para acompañarla en su delirio. Darle oxígeno a la asfixia para que no se ahogue en sus penas. Endulzar las Ausencias para que puedan flotar cuando toquen su fondo. Limpiarle a los latidos las quemaduras que los abrasan para que no se transformen en cenizas antes de tiempo.

Aunque a veces duela…

Que los recuerdos se metan en nuestros ojos. Que la tela que tapa nuestros secretos se caiga sin permiso del silencio. Que el pecho se llene de los quejidos de otros. Que la piel se hiele porque prefirió vivir desnuda que morir cubierta de lamentos.

Aunque a veces duela abrazar a la tempestad y a la tormenta. Que te mojen. Que te empapen. Y que CASI te mueran. Que la Verdad golpee tu Realidad y reMueva tu Cielo y tu Tierra hasta que no te quede más opción que AMAR. Sin vaselinas. Sin anestesias. Y sin ningún tipo de protección más.

SENTIR la Vida en su estado más bruto. Con toda su pureza. Con todo su esplendor. Para que te abandones en lo que estás Siendo. Para que sea la confianza tu único agarre. La única salida en la que quedarte. En la que tus ansias por huir se duerman. En la que al rendirte, te Encuentres. En la que puedas permanecer Despierta. Aunque a veces, y sin quererlo, duela.

Abrirte tú en canal antes de que las heridas te cierren el paso. Abrirte a tu historia aunque te la tengas muy contada. Aunque su voz te taladre la cabeza. Aunque te vomite encima las comidas de una olla tan desgastada como rayada. Aunque ya no tengas espacios para sus palabras, y no puedan formar ni siquiera una frase con algo de sentido. Aunque este sentido no sea el Norte que te ha perdido.

Escuchar con el Corazón lo que tus miedos quieren callar. Para que no te vuelvas una muda sobreviviente. Para que la voz de tu Alma te pueda cantar la ‘Alegría de vivir’ cuando menos te Creas que lo merezcas que será cuando más lo necesites, a través de un villancico muy familiar. Para que no eches tanto de menos lo que no sabes qué echas de menos. Para que vueles lo más cerca posible de Ti, con esas Alas que te elevan el cuerpo Presente hacia tu AHORA y siempre… HOGAR, añorado hogar.

Aunque a veces duela…. Mucho. Poco. O casi nada. La Vida ES… y seguirá siendo… maravillosa.