ME LLAMAN LOCA


Me llaman Loca… por hablar de día con las estrellas, por soplarle al viento mis secretos, por bailar sobre la Luna mil y un boleros, por aullar de noche junto a los lobos, por acariciar el Sol con la punta de mis hielos.

Me llaman Loca por escuchar las miradas a todo trapo, por cantarle mis sueños a las notas musicales, por escribir en el Cielo cada uno de mis anhelos, por respirar cada día últimos alientos, por besar al Silencio con mis ‘te quieros’.

Me llaman Loca cuando me ven correr hacia Mí, cuando dibujo las pieles que aún he de beber, cuando abrazo las ramas que me han dado de comer, cuando me quito la ropa que no me deja Ver, cuando me abrigo de amaneceres, de caricias, de gotas, de olas, de brisas, de lluvias, de sonrisas, de carcajadas, de dulces vaivenes…

Me llaman Loca por jugar con las tormentas, por saltar por las nubes cuando el miedo me acecha, por regalarle a la Sombra los latidos que me sobran, por susurrarle a Dios que es hijo mío, por nadar entre los algodones que nunca engañan por muy sucios que estén, por gritarle a la Vida que no se rinda, por llamar Belleza a las arrugas de la vejez.

Me llaman Loca por Creer en la Paz, en la honradez, en la nobleza, en la humildad, en el Alma, en ‘la unión hace la fuerza’, en la sencillez, en el poder de la Soledad, en las Alas que no nos podemos tocar pero que ahí están, en la transparencia de la honestidad, en no hacer Nada para realizarlo Todo, en callar para otorgar, en el ‘no saber’ para poder aprender, en las brújulas internas, en el levantamiento de los Corazones de bienes…, en las pérdidas que te encuentran, en la ligereza de un pensamiento que vuela en libertad, en los orgasmos que tiemblan hasta las más profundas heridas, en que muera lo que ya no eres para que nazcas otra vez, en que te toquen las entrañas de vez en cuando para que no te olvides de que sigues Viva, en los instantes que TE eternizan, en los Amores que se versan, en las lágrimas hechas de papel.

A mí. Sí, a mí. ¡¡¡¡Me llaman Loca!!! Estos cuerdos altivos….

Por querer AMAR, por querer VIVIR, por querer SER y por nunca jamás dejar de SOÑAR.

Menuda Gran locura, ¿no?