EL DOLOR NO MIENTE


El dolor no miente. Te atrapa en su verdad. En cada esquina de tu Alma se cuela, con aviso o sin avisar . Nada puedes hacer para pararlo. Nada debes hacer para saciarlo. Sólo, permitirle Estar.

Se revuelca por todo tu pecho, desgarrando cada herida que se atreve a cruzarle la mirada. Haciéndola sangrar todo lo que le sobra para que pueda cicatrizar en Paz. Ni una gota de sangre le deja para saciar su sed de ‘recordar’. Y cuando ya no le queda nada por contar, la moja con sus lágrimas de niña abandonada y la acuna con su balancear. Hasta que se vuelve a dormir… Hasta que se llega a olvidar de si.

El Dolor te lleva de la mano hacia el Amor. Ése que pasa desapercibido cuando lo tienes acostumbrado. Cuando lo dejas de Ver de tanto haberlo mirado. Cuando crees que se ha muerto de tanto usarlo. Y es cuando se va, cuando desaparece de tu caminar, cuando lo reconoces. Cuando lo aprendes. Cuando sabes ‘de qué va’. Y en su ausencia, se presenta ante Ti. Entre los susurros de un ‘echar de menos’ que late en tu Corazón y los quejidos de un Silencio que se hace atronador.

El Amor, a veces se disfraza de tristeza para que te hagas consciente, no de lo que ya no tienes sino de lo quieres volver a ‘tener’. En positivo. Con una caricia de aprecio hacia ese dejar ir, ese soltar, que tanto te está mostrando. Que tanto te ha enseñado. Un Adiós vestido de los pies a la cabeza. De los que hacen que te quites el sombrero de lo bien hechos que están.

Un ciclo que Acaba de Empezar. Que se inicia con un final. Dejando un rastro de Vacío en su despedida. Como hacen todas cuando vuelan hacia otro lugar. Trayendo al Presente un pasado muy similar.

¿Otra vez? – me digo. Más de lo mismo. Pero para nada igual. Otras maneras. Otras formas. Otra Realidad. Otro asimilar. Más dulce. Más tierno. Más colocado en su sitio. Más fluido. Sin rechazos. Sin reclamos. Sin quejas. Sin culpas. Sin durezas. Sin dramas. Sin sufrimiento. Con Dolor, sí. Y con Vida. Con mucha Vida. Por delante, por detrás y, sobretodo, por Dentro. 

Permitiendo que se exprese a través de ti aunque te atraviese de nuevo el Alma con su respirar.

SINTIENDO, SINTIENDO, SINTIENDO.

Me repito: ‘No pasa nada. No puedes hacer nada. No controlas nada. No depende de ti. Algo nuevo está por venir. Ni mejor ni peor. Únicamente nuevo’.

El Dolor no miente. EL DOLOR NO MIENTE. El Amor que desprende su aroma cuando te toca, es la demostración de su Verdad.

Cuando algo se va es porque no podía quedarse. Una pareja, un amante, un trabajo, un sueño, una pasión, un amanecer, una amistad. Si retienes el agua de un río contra su voluntad, se estanca y se pudre. Y lo matas. Si lo Amas, lo dejarás nadar en Libertad.

‘Agua que no has de beber, déjala correr’