ABRE LOS OJOS: HAY UN SUPERHÉROE EN CADA ESQUINA


Me encantan los Superhéroes. Me hacen sentir más segura. ¿De qué? No lo sé. Quizás de la supuesta falta de Amor que asola el Mundo. A mí. Y digo supuesta porque sólo hay que ‘cambiar de canal’ para darse cuenta de que estamos rodeados de Él.

Están rellenos de una capa.. que vuela por los aires toda la valentía, la compasión y la solidaridad que llevan Dentro. Desde que un día decidieron nacer y morir y volver a nacer y volver a morir… 

Mira las noticias. ¿Qué cuentan? ¿Violencia, enfermedades, desastres naturales, guerras, bombardeos…? Estamos rodeados de Miedo. De ése al que tanto tememos, al que tanto rechazamos, al que tanto queremos eliminar de nuestra bendita Humanidad.

Pero, si das un paso más allá…, si miras ‘detrás de’, puedes Ver lo que nos está enseñando. Lo que nos está mostrando. Lo que nos está haciendo reLucir: el Amor, la bondad, la ayuda mútua. Valores, actitudes dormidas que se despiertan cuando el sufrimiento nos toca la piel. El nuestro, el de un familiar, el de un vecino o el de cualquier otro Ser.

Los Superhéroes somos nosotros. Los que buscamos tras los escombros de una ciudad venida abajo, jugándonos la vida por el latir de otra vida. Los que abrimos las puertas de nuestro Hogar para que los que se han quedado sin él se sientan como en casa. Los que compartimos nuestro bolsillo para que el de un desconocido no se quede vacío. Los que donamos la sangre que nos corre por las venas para que otras venas no se queden secas. Los que cogemos carretera y muchas mantas para que a unos a los que llaman refugiados no se les congele tanto el Alma. Los que nos transformamos en muleta para que una mirada no se quede sin veleta. Los que nos caemos, temblamos, enfermamos, lloramos, nos desgarramos, nos jodemos, nos perdemos, nos quemamos para después levantarnos, vibrarnos, reirnos, unirnos, gozarnos, sanarnos, encontrarnos e iluminarnos. Los que sentimos. Los que vivimos. Los que amamos. 

No hace falta irse a otro planeta a buscarlos. Ya están aquí. En la Tierra que pisamos. Y sus Superpoderes no se hallan en la fuerza ni en el cuerpo ni en la materia ni en ‘darse el pego’ sino en la Pureza de su Corazón. Todos los tenemos pero los hemos enterrado tanto en el olvido que nos cuesta ‘una guerra, un tsunami, un cáncer o un terromoto’ recordarlos…

¿Es necesario que haya tanto sufrimiento, tanto dolor, tantas muertes en vida y vidas muertas para mostrar todo ese Amor que en realidad Somos? Pues parece ser que de momento sí. Hasta que aprendamos a SER en lugar de a TENER, a respetarnos los unos a los otros, a responsabilizarnos de nuestras acciones, palabras u omisiones, a soltar condenas, juicios y etiquetas, a tantas sencilleces de las que no somos conscientes…

O quizás, lo único que debemos hacer es Aceptar que ‘la vida es así’, con sus cosas buenas y sus no tan buenas, con sus momentos de acojone y los de ‘me como el mundo’, con sus alegrías y sus dolores, con sus regresos y sus huidas, con sus voces estruendosas y sus eternos silencios, con sus tormentas de verano y sus soledades primaverales, con sus rabietas, sus pataletas, sus orgasmos, sus reconciliaciones y sus delicadezas.

¿Por qué no? ¿Por qué no puede ser simplemente que la Vida es eso que nos está sucediendo a cada instante? ¿Que ese ‘más allá’ que buscamos, que anhelamos, está ‘más acá’ de lo que pensamos? ¿Que lo único que nos falta es deshacernos de lo que nos sobra? ¿Que cuanto más corramos más nos alejamos? ¿Que las personas que en este momento están a nuestro lado son lo mejor que nos puede estar pasando?

¿Por qué no puede ser que ya lo tengamos todo?

Mira a tu alrededor. Mírate al espejo. Tú eres uno de Ellos. A los que tanto admiras. A los que tanto deseas parecerte. A los que tanto fotografías. A los que tanto lees.

¿Sabes cuál es la diferencia entre ellos y tú? NINGUNA.

Abre los ojos: en cada esquina, en cada rincón, en cada poro de la piel, de TU piel, hay un Superhéroe latente, esperando a SER QUIÉN ES.

Maestros Anónimos. AUTÉNTICOS desconocidos.