LO MEJOR NO ESTÁ POR LLEGAR, YA ESTÁ AQUÍ


Es muy fácil caer en el mañana, en “lo mejor está por llegar”, sin darnos cuenta que mientras no apreciemos, valoremos lo que ya tenemos, lo que ya somos, siempre “estará por llegar”.

Desde septiembre, que dejé mi trabajo “a las bravas”, estoy pasando por un período de no saber lo que quiero, de dudas, de incertidumbre, de inseguridad económica, que me están enseñando a vivir el presente, el día a día, el no planear nada, a confiar en la vida y en mí, a fluir, a no dejarme llevar por el “futuro”, a caminar sobre tierra de nadie, descalza y apoyándome únicamente en la creencia absoluta de que todo irá bien.

Llevo seis meses de 24 horas diarias de introspección, de autonocimiento, de ráfagas de infinito Amor y otras tantas de eterna Soledad, de auténtica conexión con mi Alma, de ser consciente de mi gran ignorancia y de la sabiduría que se desprende de ella cuando la aceptas, de “querer irme a casa” y de “qué bello es vivir”.

Cuando pasas tanto tiempo a solas no puedes evitar Verte con mucha más claridad, intensidad y rapidez que estando envuelta por otras energías que distorsionan lo que es tuyo de lo de los demás. Tus sombras aparecen sin previo aviso, como caídas del Cielo, para mostrarte sin tapujos qué intentas ocultar. En ese momento, o las miras de frente y las iluminas, o te pones una venda y las huyes. 

Poco a poco, empiezo a entender de qué va esto, de cómo funciona la mente, de las trampas en las que he caído y sigo cayendo, de lo poco que sé sobre el significado de la palabra Amar y de cuánto me falta aún por aprender sobre ella. 

Cada vez siento con más asiduidad esa explosión de AMOR de “dentro” a “fuera”, sin motivo, sin razón, sin venir a cuento, que se expande por todo mi cuerpo, por todo mi Ser, como si “no me cupiera en el pecho” tanto Sentir, expresándose a través de mis lágrimas y con una sensación de “todo es perfecto” que nada tiene que ver con lo correcto y lo incorrecto, con lo bueno y con lo malo y con ningún tipo de “amor humano” que podamos conocer. 

Tenemos todo lo que necesitamos para ser felices pero no lo sabemos porque creemos que “cuanto más mejor”, siendo ese “más” un producto externo a nosotros. Vamos probando, vamos acumulando, vamos buscando que alguien nos valore, que alguien nos proteja, que alguien nos cuide, que alguien nos necesite, que alguien nos ame, que alguien nos salve, creyendo que la falta de “algo” es lo que provoca nuestro vacío, cuando sólo es la carencia de nuestro amor por nosotros, el darnos cuenta de que nacimos completos, lo que nos lleva a la perdición, al olvido de nuestra divinidad.

Ya está bien que así sea, porque para encontrarse primero es necesario perderse. Cada uno tenemos nuestro propio camino, con las experiencias adecuadas PARA QUE recordemos que todo aquello que deseamos, con lo que soñamos, se halla en nuestro Interior; que todos esos sentimientos, valores que tanto admiramos del otro ya los tenemos, pero no los vemos porque un día les cerramos la puerta cuando nos creímos que no éramos suficientes, que éramos la mitad de una naranja, que el paraíso era un pecado y que Dios nada tenía que ver con nosotros.

Y no estoy hablando de “tener” sino de SER. Para tener sólo hace falta dinero y, a estas alturas, creo que todos ya sabemos que el dinero no da la felicidad, ni se le acerca. Para SER es necesario AMAR-te y para amarte es imprescindible conocerte, sentirte y aceptarte a Ti, en tu totalidad, con lo que te gusta y lo que no.

Tu humildad, tu valentía, tu compasión, tu tolerancia, tu paz, tu honestidad, tu agradecimiento, tu bondad, tu delicadeza, tu sensibilidad y tu humanidad nadie te las puede enseñar, ningún lugar del planeta las posee, ningún mantra te las canta, ninguna bruja te las hechiza, ningún mal de ojo te deja ciego más que tu falta de responsabilidad, ninguna visualización te las muestra y ningún taller te las vende. Se activan SIENDO y “siendo” es una decisión que sólo tú tomas, nadie más lo hace por ti: ni maestros ni gurús ni ángeles ni arcángeles ni dragones ni cuarzos ni reikis ni terapias ni masajes ni regresiones ni viajes astrales ni yogas ni ayahuascas ni respiraciones ni constelaciones y ni ninguna técnica habida o por haber, inventada o en proceso de invención.

Todo está en ti, todo está en mí. El Amor jamás proviene del “más allá”, está mucho mucho más cerca, tanto que ni lo reconocemos porque no está separado de nosotros, porque corre a la velocidad de la Luz por cada una de nuestra venas, por cada cuerpo del que estamos compuestos…

Lo mejor ya está Aquí y Ahora

Lo mejor eres Tú

LA PREGUNTA ES:

TÚ, ¿DÓNDE ESTÁS?

Regálame un Espejo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s