Pobres Gigantes que se olvidaron de tocar La Tierra

 

Nacimos pequeños de cuerpo e infinitos de Amor…

Nacimos con un par de pies para caminar y con un par de alas para volar…

Nacimos gritándole al Mundo que nada ni nadie nos arrebataría la libertad…

Nacimos invencibles, osados, valientes, poderosos…con las cartas sobre la mesa y una mirada que fulminaba Verdad.

Y de tanto querer tocar el Cielo con la mente nos convertimos en Gigantes insensibles incapaces de tocar la Tierra con el Corazón.

Y de tanto intentar buscar nuestros sueños mientras dormíamos dejamos de Encontrarlos al Despertar.

Pobres Gigantes…vagabundos de estar por las nubes, mendigos de lluvias de ternura atormentados sin su paraíso terrenal. Transitan espacios ajenos, falsificando su propia identidad. Desconocen el lenguaje de su Alma. Mudos de su única Voz, vacíos de compasión.

Y de tanto ansiar subir más y más y más…se arrancaron las raíces que alimentaban su Humildad.

Y de tanto ignorar la luz que les latía…cegaron su sabiduría perdiendo el Sentido de su estrella polar.

Ángeles caídos que no recuerdan que ya están en su Hogar, que sólo tienen que levantarse de su amnesia y empezar a cocinar las hojas en blanco repletas de Principios y por terminar. Transitan de una Vida a otra lamiéndose unas heridas que ya están hartas de sanar. No hay mal ni bien que vengan ni noches oscuras ni desiertos que traspasar. Un pensamiento maneja los hilos de su inconsciencia:

“Hasta que no te Ilumines la Felicidad no la hallarás”

Pobres Gigantes…que se visten de Creencias y se desnudan sin Presencia. Amantes de Doña Espiritualidad, parejas de “una cualquiera”.

Y de tanto trabajar para ser Dioses…nos olvidamos de Jugar a Ser Humanos…

Y de tanto mirar hacia allá arriba…nos estrellamos aquí abajo…

Pequeños locos bajitos que ya lo tienen todo a cambio de nada y se están convirtiendo en Nada a cambio de Todo…

Pequeños locos bajitos que quieren transformarse en cuerdos llevando a cuestas una camisa de fuerza…

Algún día…la Tierra será tocada por el Hombre mientras el Cielo aplaude semejante proeza…

Algún día…esos pobres Gigantes bailaremos, cantaremos, reiremos, nos abrazaremos, nos besaremos, nos extasiaremos, nos alegraremos, nos Amaremos los unos a los otros y los otros con los unos…sin ninguna pretensión más que la de Ser quienes ya Somos.

Algún día…el AMOR será completamente VIVIDO y no hará falta que vuelva a nacer Nunca Jamás…

Algún día…

el Destino tendrá su Último Final

Regálame un Espejo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s