DESCALZA Y DESNUDA, ASÍ QUIERO VIVIR


Descalza y desnuda…

Así es como me gustaría caminar. Sin zapatos con los que proteger a mis pies de las piedras que tantas lecciones me dan y sin los que me impidan estremecerme cuando mi piel roza la Tierra por la que anda mi pisar. Sin disfraces, sin caretas, sin ropajes con las que mi Alma enmascarar.

Juzgamos, criticamos, nos permitimos el lujo constantemente de opinar sin tapujos sobre el comportamiento, la vestimenta, el físico (y cualquier excusa que sirva para no Mirarnos…) de los demás, sin pararnos a pensar, sin pararnos a sentir (se llama empatía) cuál es la historia de esa persona, qué tipo de zapatos lleva, para qué tuvo que comprárselos y bajo qué traje esconde su verdadera Esencia.

Yo aún estoy aprendiendo a hacerlo. El “automático” es muy rápido y en cuanto me descuido ¡Clack! ya se me ha adelantado. Es tan prepotente ese “hablar por hablar” sin tener ni idea de lo que hay “detrás de”, creyéndome superior, mejor, porque YO no lo haría así porque YO tengo razón…

Y es que mientras yo le estoy encontrando “pegas” al otro, parece (porque sólo es en apariencia) que las mías se vean menos, que mis heridas escuezan menos y que mi falta de Amor se asome menos.

Para eso juzgamos, para eso criticamos, para eso nos burlamos. Para tapar lo que me es tan e-vidente, para hacer ojos sordos y oídos ciegos de lo que no me atrevo a enfrentar, para pintar de escondite de lo que me quiero escapar, para encerrar en el cajón de “los trapos sucios” los recuerdos que no puedo olvidar, para que mis complejos devoren otros cuerpos, otras mentes, otros Corazones, para que Él sea menos que yo y así no Sentirme tan mal.

¿Qué pena, no? ¿Desde cuándo el Respeto se ha quedado sin Hogar?

Si pudiéramos mirarnos a los ojos sin proyectar el vacío que nos llena, sin interpretaciones absurdas, sin películas que versionar, sin supuestos, sin conceptos, sin etiquetas y sin identidad. Si fuésemos capaces de sentir esa necesidad de Amor que hay tras esas pupilas, en esa mirada de indefensión, de “niño interior”, otra melodía cantaría en nuestro Interior, otro Himno nos tocaría: el de la Compasión.

Pero para que suceda eso, tenemos que empezar por nosotros mismos, por dejar de machacarnos, por aceptar esas perfecciones que consideramos imperfectas, por amar nuestras peculiaridades que llamamos defectos, por dejar de tenerle miedo a nuestros miedos, por mostrar la Luz que hay en nuestra vulnerabilidad, por abrazar nuestra falta de autoestima, por dar rienda suelta a nuestra Sensibilidad, por llorar cuando hay que llorar, por reír cuando hay que reír, por gritar cuando hay que gritar, por SENTIR, por sentir-nos en nuestra Totalidad.

Qué bonito sería que el AMOR fuese nuestros zapatos y la PAZ nuestra principal atavía.

Algún día, en algún lugar de un Universo muy cercano..

mis latidos serán tu pulso,

tu Aleteo la Voz de mi aliento

y nuestra UNIDAD… la única medida que tomar.

Descalza y Desnuda, así quiero VIVIR.

4 comentarios el “DESCALZA Y DESNUDA, ASÍ QUIERO VIVIR

  1. Gracias por estas palabras….es muy cierto: el criticar, juzgar, toda esa clase de cosas guardan relación con la falta de amor, con el hecho de no reconocer nuestra verdadera esencia….pero cuándo empezamos a darnos cuenta de eso ya estamos a la mitad del camino….toca seguir observando, observando, observando….la observación es una herramienta poderosa 🙂 gracias y un abrazo 🙂

    Me gusta

Regálame un Espejo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s