Juzgando el Juicio

 

Esta mañana he estado leyendo unos posts muy interesantes sobre “el Juzgar” que me han hecho investigar-me.

Caí en la Creencia de eso que se lleva tanto: Juzgar no es correcto, está mal, no hay que juzgar a nadie..incluido a uno mismo. Y ni siquiera lo había puesto en duda (raro en mí..).

Primero: ¿Qué es Juzgar?

Según la RAE:

1. tr. Dicho de la persona que tiene autoridad para ello: Deliberar acerca de la culpabilidad de alguien, o de la razón que le asiste en un asunto, y sentenciar lo procedente.

2. tr. Formar opinión sobre algo o alguien.

3. tr. Fil. Afirmar, previa la comparación de dos o más ideas, las relaciones que existen entre ellas.

Segundo: ¿Qué es Pre-Juzgar?

1. tr. Juzgar de las cosas antes del tiempo oportuno, o sin tener de ellas cabal conocimiento.

Según estas dos definiciones, el “pecado” sería pre-juzgar no juzgar. Cuando juzgas lo haces “a sabiendas”, con conocimiento de causa, con los datos suficientes como para poder dar esa opinión.

Ejemplo:

Ayer estaba en el autobús y en la última fila había 4 niños de unos 8 años “armándola” bastante. Yo iba con mi música, a mi rollo, pero la cara de la gente lo decía todo. Un chico, de buenas maneras y con tono cordial pero directo, antes de bajarse, le dijo a una de las madres (que estaba sentada detrás mío) que los niños no se educaban solos..y ésta, como no, se ofendió toda y le contestó que estaba juzgando sin tener ni idea, que no tenía ningún derecho y que para decir eso antes tenía que tener él la moralidad suficiente como para permitirse ese lujo, acusándole de no poseerla porque no había cedido su asiento, por voluntad propia, al padre de ella (que era más mayor pero de buen ver..),  y él le respondió que los hechos “saltaban a la vista”.

En realidad, ella le tendría que haber dado las Gracias por recordarle una de las responsabilidades que conlleva el “ser madre”…pero claro, antes de eso hay que aceptar “el error” y, ¿quién hoy en día es tan valiente, honesto y humilde?

¿Dónde está el límite entre Juzgar, la libertad de expresión y el meterse donde no te llaman? ¿Dónde empieza tu libertad y acaba la mía..? Supongo que es un tema de sentido común…aunque lo común en nuestra sociedad no suele ser tampoco lo “normal” y como cada uno “somos de nuestra padre y nuestra madre” suele pasar lo que pasa..que el respeto se acaba perdiendo y el hablar por hablar toma fuerza.

Los juicios pueden ser buenos o malos y los hacemos continuamente, unas veces “a la cara” y otras “a la mente”. Cuando elegimos trabajo, amistades, pareja, vivienda, restaurante, canales de televisión, ropa, aficiones…lo hacemos en base a una toma de decisiones, una reflexión, en la que descartamos otras opciones, y para descartar hay que emitir un juicio: ¿bueno o malo? ¿sano o insano? ¿caro o barato?¿estable o inestable? ¿fiel o infiel?..según nuestra conveniencia y nuestros valores.

Decir que no hay que Juzgar es como decir que no hay que Ocuparse. Pre-ocuparse, pre-juzgar..es lo que debemos evitar y donde entra en juego la Ignorancia…que haberla haila (ésta no se queda en paro…).

El “Buen Juicio” sólo se puede conseguir de una manera: Juzgando…pero antes asegúrate que sabes “de lo que te hablas” y utilízalo para Aprender, no para machacar-te. Si llegas a hacerlo correctamente serás un verdadero sabio.

” Veredicto de la Sentencia:

Después de las divagaciones pertinentes…

el honorable Juez que me preside

dictamina que Juzgar es:

INOCENTE “

buen juicio

2 comentarios el “Juzgando el Juicio

Regálame un Espejo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s