Celos

 

¿Qué hay detrás de los celos?

Ayer reflexionamos sobre este tema. Había sentires de todo tipo. Un par se declaraban celosas y conscientes de lo que ello significaba. Decían que no les gustaba que su pareja quedara con alguien del sexo opuesto. Aquí se sumó una tercera. La más jovencita, de 24 años, les dio con la puerta en las narices y puso en bandeja sus inseguridades. Tanto ella como su novio tenían amistades de ambos sexos y no se les pasaba por la cabeza que eso no fuera “lo normal”, no sentían celos y se sorprendía de la actitud de mis otras compañeras.

Es obvio que es una cuestión de miedo al abandono, a estar solos, a que el otro conozca a alguien “mejor” (lo cual indica que tú no te quieres lo suficiente..) y te deje. También influye tu educación, qué es lo que has visto a tu alrededor y cómo te has comportado con tu pareja hasta ahora.

Los celos pueden acabar con una relación si son obsesivos, si controlan, si no te permiten ser (ni a ti ni al otro). Empiezan por un “no voy a hacer esto porque a mi me molestaría” y acabas disfrazándote de “cárcel de máxima seguridad”.

Pero al escucharlas, y siendo muy honesta, me preguntaba si es igual de “anormal” sentir una cantidad excesiva de celos como no sentir ninguna (en una pareja de la que estás enamorada).

¿Te puedes querer tanto, tener tanta confianza en ti misma, autoestima, poder…cómo para no tener ni siquiera esa pizca de celos de “perder a la persona amada”? ¿De que cuando aparece alguien atrayente para ella no se te remuevan ni un poquito las tripas? Mmmmm…no sé no sé…hasta qué punto eso puede llegar a ser real. Demasiada “perfección” para un ser humano que es emocional por naturaleza, pasional, que fluye con su corazón, que está vivo por dentro. Quizás esa carencia puede ser una señal de que tu pareja se ha convertido en un buen amigo únicamente..

Antes tachaba a los celos como algo negativo hacia mí, aunque nunca he tenido demasiados (y menos aún los he mostrado)..sólo cuando iban acompañados de “Peligro”, porque los asociaba con la posesión, debilidad, vulnerabilidad..Ahora, Creo que forman parte del pack de maripositas en el estómago, en su justa medida claro está. Pertenecen a ese otro lado de la dualidad tan sabia como son la tristeza, el enfado, la rabia, la soledad..que nos gustan tan poco pero que nos enseñan tanto…

Es cuestión de aceptarlos, no identificarnos con ellos, no darles más fuerza de la que ya tienen, sonreír cuando aparezcan, soltarlos si te agarran muy fuerte y seguir caminando. Equilibrio.

Un poquito viene bien para que esa chispa no desaparezca..pero no la enciendas demasiado porque podrías “arder en el infierno”.

Y, sobretodo, nunca dejar de ser Tú por ellos, por mucho que te quemen por Dentro, o será el principio de tu Fin.

celos

6 comentarios el “Celos

Regálame un Espejo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s