Meditación día 13: “Cambiarse uno mismo por los demás”

 

Si pudieras cambiar algo de tu Vida (actual..), ¿qué sería?

A veces, bueno no, la mayoría del tiempo, en el trabajo, fantaseamos con los condicionales: “si fueras”, ” si te tocara la lotería”, ” si volvieras a nacer”… ¿dónde lo harías, qué profesión elegirías, a qué dedicarías el tiempo libre?

Y nuestra imaginación empieza a volar, nos convertimos en guionistas de una saga de películas que no tienen final hasta que alguien toca la campana (la jefa..) y nos baja a la realidad (a esta realidad..): ¡Ya..a trabajar! Y cada una retorna a su sitio físico pero con la mente aún en el más allá..

Me gustan los viernes, y no porque sea el último día de la semana y esté harta sino por esa sensación de llegar a casa, tumbarme en el sofá, rodearme de pipas, aceitunas y galletitas (las mezclas es lo mío), encender la televisión y “enchufar” mis series favoritas.

Me gustan los sábados. Me despierto bastante temprano (ahora soy diurna..) porque mi cuerpo dice ¡Arriba!, le doy los buenos días a mi casita, desayuno, marujeo un poquito y me echo una siesta. Al rato me vuelvo a levantar, me ducho, me sporteo y salgo a caminar por la playa, a respirar el mar, a escuchar el canto de las gaviotas, a leer junto a la orilla con las olas susurrándome al oído la melodía de la quietud, a conversar con la Vida, a Latir.

Me gustan los lunes. Después de un fin de semana de desconexión estoy deseando conectarme de nuevo..A las 6 en pie. Un poquito de yoga, un poquito de meditación, un desayuno con cereales y a currar. Llegar, cantar el ¡Atrévete con el lunes! de cadena dial a mi manera..y a volver a empezar un poquito más cerca de Mí, junto a mis almuerzos, mis infusiones, mis “chascarridos” premiados con un post-it bien dibujado, las risas revoloteando por el ambiente, las quejas típicas de 10 mujeres de armas tomar trabajando juntitas y revueltas cubriendo nuestras auras, las hormonas subidas a la montaña rusa, los miedos haciendo de las suyas y el Amor cubriéndonos las espaldas. Así, diez horas al día..

Son esas pequeñas cosas que hacen que no desee cambiar nada porque todas y cada una de ellas me hacen Sentir Viva, Sentir-me, hacen que valore lo que tengo, hacen que las personas que me rodean sean perfectas para Mí, para poder desarrollarme, para seguir aprendiendo, experimentando, soltando “lastres”.., hacen que tenga “ganas de”, hacen que Confíe en que pase lo que pase no necesito nada ni a nadie para ser feliz porque la Felicidad única y exclusivamente depende de cómo Yo me tome las cosas, del significado que les dé, de la capacidad que tenga para disfrutar de “nada”, de Creerme que Soy la persona más importante de mi Vida y de que si algo o alguien me daña es porque yo y sólo yo lo he permitido.

Así que no, ¡ni de coña! me cambio por “otro”.

Con lo bonito que es Ser uno mismo..

unomismo

3 comentarios el “Meditación día 13: “Cambiarse uno mismo por los demás”

Regálame un Espejo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s