Meditación día 4: “La práctica del refugio”

 

Refugiarse. ¿En qué? ¿En quién? En nosotros..porque somos el único maestro creado para poder llegar a nuestro destino.

Si se hace desde la necesidad, desde el apego, desde el “yo no puedo” no sirve ni la familia, ni las amistades, ni las religiones, ni los oradores, ni los restauradores, ni los libros, ni los coachings, ni lo acompañantes, ni las pastillas, ni los terapeutas, ni  las drogas, ni el chocolate…

¿Qué tienen ellos que no tengas tú? ¿Sabiduría? No, qué va.. ¿Cómo alguien va a saber mejor que tú qué es lo que sientes y hacia dónde debes ir?

La diferencia es que algunos Creen en ellos y siguen a su corazón y otros no y siguen al de enfrente. No hay más. Seguridad y confianza para hacerte caso a ti. Puede ser a través de personas que nos hacen de puentes, de recordatorios…pero sin cederles nuestro poder, sabiendo por dónde queremos y no queremos pisar…por muy “sabios” que creamos que son “los otros” y aunque el mundo entero gire en sentido contrario.

Todo aquello que Sentimos: amor, celos, alegría, miedo, inseguridad, tristeza, placer..cualquier emoción está dentro nuestro. No hay nada ni nadie externo que nos la ponga en bandeja para que la bebamos.

La belleza de un amanecer no está en el amanecer sino en lo que Yo siento cuando lo estoy viendo, en lo que surge de mí, en mi sensibilidad.

Si aparece la Admiración es que hay algo que me falta por valorar en mí, algo que me gusta mucho pero que no sé vérmelo, algo a “trabajar”.

Si es el Rechazo es algo que no me gusta de mí y que no acepto tenerlo. Como yo no me acepto, rechazo al que me lo enseña (también a “indagar” desde la honestidad y la humildad).

Si es la Indiferencia…es que ya lo tengo y lo acepto. Ya aprendido.

Practicar el refugio en uno mismo, practicar el silencio exterior, practicar la convivencia con la soledad nos darán la fuerza, la seguridad y el poder necesarios para saber que a la única persona a la que tenemos que seguir es a nosotros y a nuestra compañera La Sombra.

Shhhhhhhhhhhhhhhhh….

silencio

 

4 comentarios el “Meditación día 4: “La práctica del refugio”

  1. “La belleza de un amanecer no está en el amanecer sino en lo que Yo siento cuando lo estoy viendo, en lo que surge de mí, en mi sensibilidad.”. Hermoso y totalmente cierto.Sin duda, es en nosotros donde hemos de buscar las respuestas y no existe ningún guía mejor que el que todos poseemos para señalarnos el camino hacia nuestra verdadera identidad. Me ha encantado Emma.
    Un saludo 🙂 y gracias por tan enriquecedora reflexión

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias por el mensaje, me llega en un momento oportuno. Quizás se sepa todo esto a nivel intelectual, pero lo importante es que asimilemos en carne propia las experiencias para poder integrarlas a la vida y hacer nuestro el conocimiento y qué mejor que la meditación, buscar dentro de nosotros para llegar a la verdad que buscamos, el auténtico refugio, como dices. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Es fácil decirlo pero es cuestión de decidir hacerlo y sólo se puede a través de las experiencias y el conocimiento interior. Poco a poco..no hay prisa. El tiempo no se acaba nunca 🙂 Gracias a ti

      Le gusta a 1 persona

Regálame un Espejo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s