ÉRASE QUE SE ERA UNA NIÑA BAILARINA LLAMADA LA PRINCIPITA


Érase que se Era…

una niña bailarina a la que llamaban La Principita. Vivía en el planeta Elefante en el que cada día, a la misma hora, cuando el Sol brillaba con más fuerza, éste alzaba su poderosa trompeta y regaba a sus habitantes con infinitas gotas musicales. Cuando éstas impactaban en sus cabelleras, todos, al unísono, empezaban a cantar mágicas historias ancestrales para no olvidar de dónde venían y hacia dónde iban.

La Principita se pasaba las noches saltando de estrellita en estrellita, iluminándolas a su paso, para que ningún habitante perdiera el Norte de su Vida. Hacía Mil y Un giros acrobáticos entre unas y otras, formando una amplia gama de constelaciones animadas que cobraban movimiento cuando la Luna amanecía en el Cielo.

Un día de mucho mucho calor, una mosquita egoísta, hambrienta de “dar la nota”, se posó sigilosamente en la trompeta de Elefante y le picó una y otra vez hasta empacharse de todas las DOREMIFASOLLASIs que silbaban dentro. Al acabar, se fue volando de allí por miedo a ser presa, dejando tras de si un rastro de pentagramas desordenados que desafinaban todo aquello que tocaban.

Así fue como el Planeta Cantarín se quedó sin Voz debido a la sequía musical que les acechó, cómo La Principita olvidó encender su Luz y cómo los Elefantinos enloquecieron, poco a poco, sin ton ni son.

Fue al cabo de 365 lágrimas, cuando la niña antes danzarina decidió partir en busca de una Canción que salvara a su planeta de la tristeza y del dolor. Cogió a Esperanza, su muñeca de la guarda, y se dispusieron a emprender El Viaje, no sin antes decirle a todos sus compañeros aDios y que regresaría a casa… con las cuerdas vocales repletas de melodías y entonación.

Después de 60 largos sueños navegando por el desierto, sin poder escuchar ni siquiera las palabras sabias del viento, Principita se sentó rendida y, mientras abrazaba a su guardiana preferida, empezó a dibujar una Rosa en la arena. Al finalizar, se la quedó contemplando un buen rato y al intentar besarla una espina se clavó. La sangre que brotó de su herida se derramó por toda su muñequita y su corazoncito renació.

Principita no se lo podía Creer. ¡Esperanza estaba viva! Creía que la había perdido para siempre. Empezaron a bailar y a bailar y a bailar… y después de un vals, una rumba, un pasodoble y un Urban Dance… , un Oasis Maravilloso les vino a saludar:

– Buenos días valientes exploradoras, ¿en qué os puedo ayudar?

Principita, sin pensárselo dos veces y con su Esperanza a flor de piel, le pidió si podía beber de sus aguas ya que estaba sedienta de tanto enmudecer.

Oasis asintió pero había una condición:

– Debes cerrar los ojos de tu rostro y abrir los de tu Corazón. Si tu intención es Pura, tu Deseo se hará realidad. Si no lo es, en serpiente te convertirás.

La niña, miró algo temblorosa a Esperanza y ésta le dijo con mucha ternura:

– Adelante cariño. No te rindas ahora. Sé optimista. Yo Creo en ti. Hazlo tú también.

Principita sonrió y, sin dudarlo, aceptó el reto.

(Oasis): Ahora, Frota mis aguas con suavidad y Verás lo que andas buscando.

Y así lo hizo.

Sin saber cómo, Principita se sumergió entre sus aguas cristalinas, abrió los ojos y “se vio” rodeada de centenares de Claves musicales que le sonaban… muy familiares. Las fue descifrando y bebiendo una a una hasta Crear, de esta manera, la única Sinfonía capaz de salvar a su Planeta de su inminente destrucción.

Inició el camino de Regreso a su Hogar, ya con su Recuerdo en mano, de estrellita en estrellita y pintando castillos en el aire. Al llegar, lo primero que hizo fue coger la Trompeta y soplarle “La Canción”. Con el Sol en el punto más álgido, la ansiada lluvia hizo acto de presencia y esta Banda Sonora fue la que se manifestó:

  • Valora la simplicidad de las cosas
  • Uno es para siempre responsable de lo que domestica
  • Se le debe pedir a cada uno lo que está a su alcance realizar
  • Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos
  • Amor no es mirarse el uno al otro, sino mirar los dos en la misma dirección
  • Lo importante no es lo que tienes sino lo que Eres
  • Todas nuestras acciones tienen consecuencias
  • Sólo se ve bien con el Corazón, lo esencial es invisible a los ojos

El Planeta Elefante volvió a cantar, sus habitantes recobraron la Cordura y la Principita bailarina Nunca Jamás… dejó de Constelar.

Y Colorín coloreado… este cuento ya se ha pintado…

 

8 comentarios el “ÉRASE QUE SE ERA UNA NIÑA BAILARINA LLAMADA LA PRINCIPITA

  1. Tenia muchas ganas de visitarte pero en mi casa solo estaba libre el caracol. He tardado más de lo que pensaba. Upsss…
    Pero qué “rinconito” más “majito” tienes. Me gusta mucho Emma. 😉
    Gracias por visitar mi Ruka de colores. Ahora me quedo yo por tu “rinconito” para curiosear un poquito.
    Salu_dicos guapa 🙂

    Le gusta a 1 persona

Regálame un Espejo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s