Unidad-Aceptación

 

Esta semana “me ha llegado” el Advaita. Es una rama del hinduismo que enseña la “no dualidad”. Llevo toda esta semana leyendo extractos de textos de sus maestros y de un curso de Consciencia que hay en la web Advaitainfo (yo he ido directamente a la parte 3 “Cómo vivir la vida”. Las otras dos “no me llamaban”. Aún no lo he acabado).

He tenido dos “clics” importantes a pesar de que no diga nada que no hubiera leído antes con otro tipo de lenguaje. Supongo que no era el momento de integrarlos.  Antes me sabía la teoría, ahora la he sentido.

El primero ha sido el de la Unidad, la no separación. Se habla mucho de este tema: todos somos uno, pero poca gente es capaz de sentirlo. Es difícil en un mundo en el que a todo le ponemos un nombre, una etiqueta, lo conceptualizamos, jerarquizamos, nos dividimos, nos separamos: universos, galaxias, constelaciones, planetas, continentes, océanos, países, comunidades autónomas, provincias, capitales, ciudades, poblaciones, pueblos, aldeas..Lo hacemos con todo: razas, tipos de comida, personalidades, sexos, lenguas, enfermedades, profesiones, categorías..

Si nos paramos un momento a “darnos cuenta” (base de todo aprendizaje) nos daremos cuenta..de que nada de eso es real. Cuando voy a la playa, veo el mar..no veo 300.000 millones de gotas que forman el mar. Cuando miro a la Luna..no veo sus 3476 km..veo el satélite. Cuando miro el Sahara..no veo cada granito de arena que lo forma sino el desierto. Esto puede resultarnos fácil, pero cuando se trata de nosotros, la cosa se complica porque para Vernos como un mar, como una luna, como un desierto tenemos que dejar de Creer que somos una gota de agua, un kilómetro, un granito de arena, un ser individual..y eso requiere de muchas cosas, entre ellas un cuestionarse quienes somos y un averiguar quién No somos a través de la puesta en duda de todas nuestras creencias: yo soy cobarde, yo soy tímido, yo soy inteligente, yo tengo miedo a.., yo soy español, yo soy católico, yo soy del Barça, yo soy espiritual, yo soy enfermera, yo soy..yo soy..yo soy..¿Un pensamiento, una emoción, un sentimiento, una mente, un cuerpo..? ¿Nada de eso…? ¿Si no eres Nada de eso..Quién/Qué Eres? Y a partir de ahí..empieza la búsqueda del buscador.

Actuamos como si no tuviéramos ninguna conexión. Tú eres tú y yo soy yo. Aquí está el límite. Este es mi Hogar y ese es el tuyo.

Imagina..que el cuerpo humano es esa Unidad, Conciencia, Amor, Dios, Vida, Fuente..llámalo como quieras. Pues es como si mi mano derecha dijera que ella no tiene nada que ver con mi mano izquierda, ni con mi muñeca, ni con mi brazo, ni con mi pecho, ni con mis ojos, ni con mis orejas..Como si mis pies pusieran una frontera y levantaran un muro a la altura del tobillo porque no se sintieran “pierna”. No tiene mucho sentido, ¿verdad? Si se Separaran, si se cortaran..morirían ellos y el resto..unos por falta de oxígeno y otros desangrados…porque el Cuerpo Humano funciona cuando todas esas partes a las que le hemos puesto un nombre están en armonía, en colaboración, en equilibrio, en Paz, en Unidad..

Pero como no podemos Vernos en esa Totalidad desde Fuera..no nos damos cuenta de que somos una única energía que nuestra mente ha dividido en miles de partes. ¿Y qué pasa cuando nos “amputan” (amputamos..) una parte de nosotros..? Que nos sentimos vacíos, que la echamos de menos, que nos duele, que nos trasplantamos otras externas que no nos pertenecen creyendo que así volveremos a estar completos…en lugar de regar nuestro interior para Crecer de nuevo juntos y revueltos, que buscamos Fuera lo que tenemos Dentro.

Cierra los ojos..¿qué ves?. Ahora abre los ojos. ¿Dónde está la diferencia..? Somos esa Nada. Somos ese Todo. Ilimitados. Conectados. Unidos.

Y el segundo clic: Aceptación, Liberación, Paz. La causa del sufrimiento es la no aceptación de “lo que sea”. No nos permitimos ser, sentir, pensar, experimentar..aquello que nos llega. Estamos en constante lucha entre lo que queremos y lo que no queremos. No me gusta este trabajo y como no puedo cambiarlo me paso el día amargada y quejándome de la poca suerte que tengo. Quiero tener hijos y como no puedo “la vida es una mierda” y me deprimo. Mi pareja me ha dejado y como no puedo vivir sin ella dejo de respirar. Y así una tras otra..desde la más “pequeña” hasta las más “grande”.

Primero, no tenemos ningún tipo de control sobre lo que nos va ocurriendo. No lo elegimos, aunque creamos que sí. ¿Eliges lo que piensas, lo que sientes..? ¿Puedes saber lo que va a pasar dentro de dos segundos? Entonces, ¿para qué preocuparte? ¿Para qué intentar resistirte, cambiar algo que está moviéndose continuamente? Tú no tienes ningún poder sobre la Vida..sólo ella lo tiene. Lo único que puedes hacer es Aceptar lo que venga, sin miedos..confiando en que será lo mejor para ti, aunque en ese momento no lo veas.

¿Estás triste? Siéntete triste. Deja de Creer que es algo malo y llora si es lo que necesitas..para eso están las lágrimas. Si no dejas que salgan..enfermarás y te ahogarás. Si intentas forzar la alegría entrarás en represión y aparecerá el sufrimiento. Si Aceptas esa tristeza..podrás ver cómo se va diluyendo poco a poco hasta llegar a desaparecer porque las emociones funcionan así..vienen y van. Si te aferras a ellas, si te apegas..persisten. Si las dejas pasar..se van.Y lo mismo ocurre con los pensamientos y con las personas. Si nos enganchamos a ellos, por el motivo que sea, perdemos nuestro centro y empieza el baile de marionetas.

Cuando te pase, “date cuenta”, pregúntate de dónde viene esa emoción, pensamiento..para qué está ahí, qué te quiere enseñar..y hazlo desde la calma, sin forzar, sin querer controlarla, sin juzgarte (importante)..que se exprese..Y así, poco a poco, llegarás a la Paz. Es cuestión de práctica.

No tenemos que “dejar de Sentir” lo que sentimos. Al revés. Lo que no debemos es apegarnos a eso. Siento y suelto, pienso y suelto, experimento y suelto, sueño y suelto, actúo y suelto el resultado..sin pretender “conseguir”. Yo puedo hacer una entrevista de trabajo lo mejor que sé pero que me cojan o no, no depende de mí. La hago y sigo caminando. Si me llaman bien y si no es que no tenía que ocurrir, que no era para mí.

Lo mejor de mi Vida lo tengo ya aquí y ahora. Es lo único que puedo Ser, lo único que puedo Tener y lo único que puede Pasar..porque es lo único que en este momento Existe, la única Realidad: el Presente.

Acepta o Sufre. Tú decides.

unidad

Regálame un Espejo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s