Felicidad, ¿quién eres?


Vienes y vas, me rozas con tu brisa de Ningúnlugar dejándome un caramelo en la boca que deshago lentamente, saboreando la plena intensidad de sus SeisSentidos. Te plantas a un milímetro de mi cara y me retas a que te siembre la mirada más de siete segundos para Ver si aún eres capaz de cegarme con tu Luz. Luego te marchas a hurtadillas, cuando tu Presencia se ha disfrazado de rutina y mi Ausencia me ha acompañado de nuevo a dormitar.

Salgo a buscarte Dentro de mí, una y otra vez, recorriendo los Infinitos laberintos que mi Mente ha Creado para que jamás logre alcanzarte, para dejarme la saliva seca de Esperanza, para marear cada una de mis Ilusiones hasta acabar vomitándolas en el cubo medio vacío de la desesperación, para Rendirme a sus pies y con ellos perder el Norte, para escapar Fuera y saltar al Vacío que todo lo ocupa con el ParaCaídas del Sr. Patrón.

Bajo las sábanas estrelladas de la Paz, cubro mis ojos con el velo de la meditación para que me hagas una visita guiada por los diferentes ciclos de la Diosa Luna mientras escuchamos sus adorados aullidos de Pasión.

Te llamo en mi Silencio, cuando la razón se ha quedado sin voz, cuando el caos ha recobrado su equilibrio, cuando la soledad se ha ido a dar una vuelta, cuando los fuegos artificiales de las emociones fuertes ya estallaron en la Tierra y cuando el Tiempo se ha quedado sin su palpitación.

En ese AMOR que Todo lo es y que en Nada permanece, te bien escondes acurrucadita en los brazos de su Inmensidad, esperando que siga abriendo las puertas de mi Alma para que puedas Entrar sin que me de cuenta y me arrebates de un plumazo las preguntas que me interrogan sobre ti.

¡Toc Toc! ¿Estás ahí?

Aquí y Ahora, en cada Instante me hallo Viviendo. Si me hablas no podrás escucharme. Si intentas respirarme me ahogarás. Si deseas tocarme te quemarás. Si me persigues me ahuyentarás. Si me clavas una etiqueta me matarás.

Yo parí a la Libertad. Nada ni Nadie puede poseerme. Sólo Yo decido en qué pista aterrizar.

Quédate quieta y Sé. Es en tu Aceptación donde habito, en cada Sombra en la que te cobijas, en las faldas de tus temores, en las lágrimas de tus sonrisas y en las carcajadas de tus aflicciones, en los Juzgados de tus “me gusta” y en los propósitos de tus disGustos, en tus disparos acertados y en tus exámenes errados, en todo aquello que te pisoteas y en todo a lo que le plantas flores nuevas.

Sobre tus pétalos y tus espinas mi energía baila al son del perfume que emana de tu Corazón. Si te rechazas, me rechazas. Si no te Amas, desaparezco. Si te cortas las Alas…jamás emprenderás mi Vuelo.

Siente…sólo Siéntete

Y cuando menos te lo “esperes”allí Brotaré.
Soy tu Destino, en El Camino Estoy.

 

sembrar-amor

 

 

2 comentarios el “Felicidad, ¿quién eres?

Regálame un Espejo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s