Emociones: Dejarlas Ser

 

Esta mañana he ido a la playa. La tengo a diez minutos caminando de casa. Todo un lujazo..

No había casi nadie. Podía escuchar en acústico la belleza de un Mar sin principio ni final, los saludos continuos con el que sus olas me deleitaban y el aroma de su brisa al respirar.

Tumbada, observaba el Cielo, el vaivén de las nubes con sus múltiple formas, cómo se acoplan las unas a las otras sin resistencias..delicadamente, con suavidad. Y, entonces, veo a dos aviones acercándose a toda velocidad (por eso son aviones, si no serían caracoles..o algo..) diagonalmente (como si no hubiera Espacio para no Encontrarse..). Parecía que fueran a chocar. He estado a punto de gritarles: ¡¡¡Cuidado!!! pero no me hubieran oído (o sí..) así que me he preparado para La Gran Colisión. Ha sido un instante mágico. Han pasado el uno sobre el otro, o el otro sobre el uno..dejando tras de si la sombra de su “no choque” en forma de cruz ahumada. Y ambos han seguido su viaje..como si nada.

En ese momento, he pensado en las emociones, en aquellas que no queremos sentir porque no nos gusta el efecto que provoca en nosotros. Antes de que se manifiesten: miedo, ansiedad, ira, rabia, tristeza..ya nos estamos montando la película. Creemos que cuando se crucen en nuestro camino van a explotar dentro y nos vamos a romper en pedacitos pero esto es sólo lo que nuestra imaginación..Cree y si nos la creemos mucho..lo acaba Creando.

¿Cómo se hace entonces? Dejando que nos traspasen. Por arriba, por abajo, por el centro, por la derecha o por la izquierda..da igual..porque si no ponemos ningún muro contra ellas, contra nada pueden Estrellarse..Pasarán de largo, como los dos aviones. Las vemos llegar, les abrimos la puerta y hasta luego Lucas (o Pepe..). Sin más. También tienen derecho a Ser, ¿no?. Para algo las tenemos.

Si yo fuera Ansiedad, ¿cuál sería mi Misión?. Atacar..Pero como en todas las Guerras, si no hay quién se defienda no puede haber quien ataque, con lo que acabaría desapareciendo del Mapa y buscando a otra Víctima que sí la permitiera Jugar con ella.

Si yo fuera Ira y te hiciera una visita..Si al abrir la puerta empezaras a gritarme, insultarme, pegarme, sacar espuma por la boca y transformarte en la niña del exorcista..me estarías alimentando con mi comida preferida por lo que pasaría a tu Hogar y me quedaría hasta agotar tus Existencias. Pero si, en cambio, me abres la puerta y me dejas pasar sin juzgarme, sin rechazarme, sin tenerme miedo, sin querer matarme..entonces me estarías abrazando, aceptando, Amando y me Iría por donde vine porque no me sentiría “como en casa”. Me aburriría y me marcharía, seguro..sin “dejar huella”.

Y así con todas..

El símil también sirve para esos Encuentros que tenemos con ciertas personas que tienen “algo” que entregarnos y nosotros a ellas. Nos Vemos, nos lo damos (o no..depende) y seguimos nuestro camino, sin quedarnos enganchados a ellas. No se puede forzar ni perseguir. Si no está preparado para el intercambio nos vamos, pero no nos quedamos esperando a que “despierte” porque quizás no lo haga nunca. Lo importante no es “el cuerpo” del mensajero sino el Mensaje..y éste nos llegará por otro lado. El Universo se manifiesta de formas muy variopintas…como esas nubes que adornan la Eternidad.

Dejar Ser..ya sean emociones, pensamientos, personas, animales, minerales o cosas..

Todo es Energía. Todo Somos Uno.

aceptacion

Regálame un Espejo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s