EL CORAZÓN DEL DRAGÓN

Érase que se Era… un Dragón Oxidado llamado Razón que siempre hacía lo que pensaba. Se pasaba los días “echando fuego por la boca”. Sus amigos estaban tan “quemados” que decidieron alejarse de él para no acabar “hechos polvo”. En ocasiones, cuando Razón se aquietaba, salía de “su cueva” e iba a visitar a LaTía…

EL SILENCIO QUE HABLABA

Érase que se Era…. un Silencio que Hablaba. Cada mañana, para ir a trabajar, se vestía con una Sonata Clásica que le daba un toque muy romántico a aquellos versos que no pronunciaba. Allá por donde sonaba…provocaba mil y una reacciones desfiNantes.  Los espacios en blanco que dejan las palabras tras de si se fueron amontonando unos sobre…